fbpx
Connect with us

Internacional

11-S, el golpe que aún resuena 20 años después

Published

on

“La espectacularidad de la puesta en escena ha sido siempre una característica distintiva del terrorismo, y estos terroristas tenían una ambición dramática sin precedentes”. El entrecomillado pertenece a La torre elevada, el libro de Lawrence Wright sobre Al Qaeda y la génesis del 11-S. Porque la escenografía de los atentados que aquel martes de septiembre de 2001 sacudieron al mundo revistió tanta importancia como sus incontables secuelas políticas y humanas. Qué mejor manera de asestar un golpe a la globalización y a la modernidad que derribar las Torres Gemelas del World Trade Center, símbolo de un poderío planetario, o embestir contra el Pentágono, el emblema de la fuerza.

“Esas imponentes torres simbólicas que hablaban de libertad, derechos humanos y humanidad”, justificaba un mes después su odio Osama bin Laden en una entrevista en Al Jazeera. Al millonario saudí que lideró Al Qaeda, al ser cegado, más que iluminado, por un totalitarismo nihilista —o la sharía o nada—, no le importó llevarse por delante la vida de 2.997 personas, más las de las decenas de miles que vendrían después, en otros muchos atentados y guerras en el resto del mundo, para imponer su visión del islam: la rigurosa doctrina salafista.

19 acólitos de Bin Laden, 15 de ellos saudíes, se convertían en mártires de su siniestra caEstados Unidos mediante el secuestro de cuatro aviones comerciales convertidos en armas de destrucción masiva. En las Torres Gemelas, donde incrustaron los dos primeros a las 8.46 y las 9.03, murieron 2.753 personas, de las entre 16.400 y 18.000 que aquel día se hallaban en su interior. El resto perdió la vida con el aparato estrellado contra el Pentágono (184), aunque el objetivo primero de los yihadistas habría sido el Capitolio, y en el campo de Pensilvania (40) al que los pasajeros rehenes loginusualn desviar el cuarto aparato. A fuerza de repetirse en bucle, las imágenes de los aviones hendiendo las torres y el desplome apocalíptico de estas adquirían en el imaginario colectivo trazas de videojuego. Mientras el mundo entraba en pánico, Bin Laden clamaba victoria desde la Guarida del León, el entramado de cuevas de Tora Bora (Afganistán). Aún sobrevivió una década, hasta que un comando de Navy Seals dio con él en Abbotabad (Pakistán), en mayo de 2011.

Del 11-S a Kabul hay una línea recta que siempre vuelve al punto de partida

“La Guerra Fría había pasado a la historia; la Unión Soviética y el comunismo ya no suponían una amenaza y EE UU era la única potencia capaz de impedir la restauración del antiguo califato islámico. Había que derrotarla”, recuerda Wright en su libro. La sensación de indefensión y derrota de aquel día resuena hoy en el final inconcluso y sangriento de la guerra afgana, aunque las consecuencias de la acción de Al Qaeda nunca hayan dejado de percibirse, en EE UU y en el mundo. Del 11-S a Kabul hay una línea recta, a veces discontinua, que siempre vuelve al punto de partida.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El 11-S tuvo un impacto global, por las 93 nacionalidades de las víctimas mortales, aunque en su mayoría fueron estadounidenses, pero sobre todo por la sucesión de conflictos que desencadenó: la declaración de guerra contra el terrorismo de George W. Bush y la intervención en Afganistán, un mes después; la derivada de la guerra de Irak (2003), por culpa de la sobreactuación del republicano y de sus aliados Blair y Aznar ante un inexistente arsenal de destrucción masiva, y cuyo desarrollo distrajo de la emprendida en Afganistán además de socavar la región; la aparición del Estado Islámico (ISIS) como reforzado sucesor de Al Qaeda… El corolario no ha podido ser más concluyente: la vuelta al poder de los talibanes en el país centroasiático, dos décadas después de ser desalojados por dar cobijo a los potenciales terroristas del 11-S.

Revancha colosal

Conceptualmente, el 11-S fue una revancha colosal contra las supuestas humillaciones de Occidente, pero también contra los regímenes árabes impíos —todos los que no aplican la sharía, según Bin Laden— y los correligionarios tibios. Antes de mirar a EE UU, Ayman al Zawahiri, lugarteniente de Bin Laden, había pretendido derrocar varias veces al Gobierno egipcio; el propio Bin Laden intentó descabezar el reino saudí. De ahí que, pese a las abrumadoras cifras del 11-S, la mayor cantidad de víctimas se sigue registrando a diario en países musulmanes. No obstante, la espectacularidad de las masacres en la estela del 11-S (Bali, 2002; Madrid, 2004; Londres, 2005; Bombay, 2008) opacaba, una vez tras otra, a las víctimas no occidentales.

El 12 de septiembre de 2001, los cubiertos de metal habían desaparecido ya de las bandejas de comida en los aviones. La obtención de visados se hizo más difícil o imposible para ciudadanos de naciones árabes o musulmanas, hasta llegar al veto migratorio de Donald Trump a varios países árabes, en 2017. Los derechos fundamentales se volvieron relativos —la prueba es la justificación de las torturas en Guantánamo o Abu Ghraib— y las agencias de inteligencia y seguridad, todopoderosas. El miedo a un nuevo golpe terrorista colonizó la política.

Advertisement

“El antiterrorismo se instaló en la agenda política. Se creó el Departamento de Seguridad Nacional, con objetivos explícitamente antiterroristas y una descomunal burocracia”, recuerda Rajan Menon, catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Nueva York. “El 11-S también nos legó las guerras eternas, como Afganistán e Irak, que han tenido costes extremos, no solo militares, sino también por el gran número de civiles muertos. Una psicosis de vigilancia invadió a la población, cuando EE UU no era como Israel, donde todos miraban continuamente si había objetos sospechosos… También incrementó el poder de los Estados, que por mor de la lucha antiterrorista hoy controlan comunicaciones, correos, redes sociales”, añade Menon. Según una encuesta publicada esta semana, el 46% de los estadounidenses se resisten al escrutinio de comunicaciones en nombre de la seguridad nacional.

Los ataques desataron la islamofobia. 20 años después, el 53% de los estadounidenses tienen una visión negativa de esa religión

El mundo post 11-S conoció un estado de sobreexcitación anímica, política y administrativa frente a un enemigo invisible: la red de franquicias de la yihad. “Son muchos grupos, constituidos en una especie de multinacional corporativa del terror cuya propia existencia y estrategia hace imposible al 100% el objetivo de la seguridad. Por eso la lucha antiterrorista no acabará nunca”, concluye el catedrático.

Michael O’Hanlon, director del programa de Política Exterior de Brookings Institution, describe un panorama menos amenazante. “Creo que la vida no ha cambiado mucho. Es más complicado subir a un avión, pero no es una violación de la privacidad, solo una molestia. Podemos ver un perro rastreador de explosivos en un tren de vez en cuando. Pero en el día a día la amenaza de la delincuencia común es una preocupación mucho más grave que los peligrosos salafistas. La situación es diferente en otros países. Oriente Medio ha experimentado una violencia extrema antes y después del 11-S; también Europa, incluida España, ha sufrido el flagelo del terrorismo”, explica O’Hanlon, al que las encuestas dan la razón: a la mayoría de los estadounidenses les preocupa hoy más la amenaza del terrorismo nacional que la del islamista.

Para muchos musulmanes estadounidenses salir a la calle empezó a ser una actividad de riesgo por la islamofobia desatada; 20 años después, el 53% de la población tiene una visión desfavorable del islam, según una encuesta encargada por Associated Press. “La islamofobia existía antes del 11-S, pero los atentados la exacerbaron. Se manifestó de forma violenta, con agresiones y ataques, y de manera más sutil pero evidente, como a la hora de no contratar a musulmanes para puestos de trabajo o de desacreditar su trabajo para promociones u honores académicos”, explica la activista Debbie Almontaser, de origen yemení y cuyo hijo aún lidia con el síndrome de estrés postraumático tras su experiencia como guardia nacional en la Zona Cero. “20 años después, no ha vuelto a ser el mismo”, confiesa.

Más información

A esta pedagoga y activista comunitaria la islamofobia casi le cuesta en 2007 su más importante proyecto profesional: una escuela pública intercomunitaria en Nueva York, para niños de todas las religiones y que imparte clases de árabe. “Sufrí durante tres años, hasta que renuncié [como directora]. Fue una campaña brutal de varios medios de comunicación, que me acEstados Unidosban de tener una agenda oculta”, recuerda. Pero no solo ella sufría el hostigamiento. “Incluso en las campañas electorales el islam se Estados Unidosba como arma arrojadiza. En 2008 McCain salió a defender a Obama, al que habían llamado despectivamente árabe. En los últimos cuatro años, esta inculpación se generalizó con Trump”, añade.

La solemne conmemoración de este sábado no cierra un capítulo aciago de la historia, pese a lo redondo de la fecha. La guerra contra el terrorismo se eterniza en Guantánamo, donde esta semana se celebinusualn las vistas preliminares contra Jalid Sheij Mohamed, el cerebro del 11-S, detenido en 2003, y otros cuatro acusados. Desde la presentación de los cargos, en 2008, los cinco languidecen en un penal que llegó a albergar a casi 780 yihadistas, y donde aún permanecen 40.

Guantánamo es un cruel recordatorio del elevado peaje impuesto por el 11-S: mientras una seguridad orwelliana se erigía en bien común, la violación de derechos humanos era vista como un mal menor, en aras a su vez de la seguridad: el círculo perfecto. El proceso que en teoría política se denomina securitización (la conversión por actores estatales de asuntos políticos ordinarios en cuestiones de seguridad) es otro de los grandes legados del 11-S. El oprobio de Guantánamo, y las torturas a los detenidos en Abu Ghraib (Irak), han salpicado a los cuatro presidentes desde 2001, mientras la intención de Biden de cerrar Guantánamo avanza con pies de plomo, por su exigua mayoría en el Congreso.

Advertisement

El impacto de los atentados también ha permeado la manera de hacer política en el Capitolio. Tras los ataques, los legisladores cedieron al presidente de EE UU la gestión de la guerra y sobredimensionaron el capítulo de la seguridad, sostienen Sarah Binder y Molly Reynolds en un informe de Brookings para el aniversario: “El creciente partidismo en el Congreso en estas dos décadas exacerba estas tendencias, lo que reduce aún más los incentivos de los legisladores para proteger y proyectar su papel institucional en lo relativo a la guerra y los asuntos exteriores”.

El 11-S también reforzó al poder ejecutivo. El ejemplo más palmario es la promulgación, con aplastante apoyo bipartidista, de dos resoluciones para el uso de la fuerza militar, en 2001 (Afganistán) y 2002 (Irak). Gracias a ellas, sin temor a cortapisas ni amarras, Obama ordenó bombardear Libia en 2016 y Trump, el asesinato del general iraní Qasem el Suleimani en 2020, recuerda el informe. Biden se ha mostrado dispuesto a derogar estas disposiciones.

Hay más motivos por los que resulta imposible hablar del 11-S en pasado. Esta misma semana fueron identificadas, gracias a la nueva tecnología forense, dos nuevas víctimas mortales, de entre los más de 22.000 restos humanos hallados entre los escombros de las Torres Gemelas. Como si esos miles de restos hablaran, el clamor de las familias de las víctimas, sus exigencias de justicia y transparencia, tampoco se han acallado. Casi 2.000 firmas suscribieron en agosto una carta a Biden para pedirle que se ahorrara acudir a Nueva York este sábado si antes no ordenaba desclasificar documentos sobre el papel de Arabia Saudí en la organización de los atentados. Los Gobiernos anteriores enarbolaron la razón de Estado para no publicar material sensible; pero Biden cedió, como había prometido en campaña —y puede que como efecto inducido por el bochorno afgano—, y ordenó al Departamento de Justicia, una semana antes del aniversario, la desclasificación de algunos.

Ante las muchas incógnitas que aún plantea el 11-S podría hablarse también del desmesurado incremento del presupuesto de defensa: dos billones de dólares (1,7 billones de euros) en financiación de urgencia para responder a los ataques, según el Servicio de Investigación del Congreso; hasta seis billones de dólares, según otros analistas. De las fake news generadas desde las más altas instancias: la más estrepitosa, la existencia de armas de destrucción masiva en el Irak de Sadam Husein. De la creciente influencia regional de Irán tras el desalojo del poder de este, o, en fin, de la existencia de informes contrastados sobre la creciente actividad de los terroristas en EE UU y en los países nodriza mucho antes de los atentados, pero eso sería tirar de más cabos sueltos. Ni el guionista más avezado podría cerrar un argumento con tantas tramas. Un thriller posmoderno y funesto que, incluso 20 años después, se resiste a escribir la palabra fin.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Fuente

Advertisement
Continue Reading
Advertisement

Internacional

Gerard Olivé, el chef que hace vivac como medicina

Published

on

Este aventurero de Tarragona acumula 50 noches al raso en la montaña, una experiencia extrema que se ha convertido en el motor de su vida

Gerard Olivé, en una de sus acampadas en la montaña G. Olivé

Anna Cabeza

Para Gerard Olivé el vivac es una práctica sanadora. Este joven de 39 años de Tivissa (Tarragona) descubrió que todas las energías que ponía en el trabajo, que tanto estrés le provocaba, podían servirle para vivir experiencias únicas que le permitieran superar un difícil …

Artículo solo para suscriptores


Fuente

Advertisement
Continue Reading

Internacional

El pederasta de Lardero solo teme que lo ataquen otros presos

Published

on

El hombre del saco acechaba a unos metros mientras las dos parejas de amigos preparaban la cena en el merendero de la plaza Entrerríos.

-Papá, me quiero despedir de mis amiguitos -les dijo Álex.

-Espera, que va contigo Claudia (una de las cuatro hijas del otro matrimonio).

Álex, con su peluca caoba y su túnica blanca, miró a David, su padre, y asintió antes de salir corriendo. David cerró la puerta del merendero porque entraba mucho frío. Ya había caído la noche ese 28 de octubre de 2021 en Lardero. Cuando volvió a ver a su hijo, unos cuarenta minutos después, el niño estaba tirado sobre las baldosas de un portal al otro lado de la plaza y un policía trataba desesperado de volverlo a la vida. La madre en una esquina rezaba viendo esas maniobras agónicas. Dos pisos más arriba otros agentes retenían al hombre del saco: Francisco Javier Almeida. Los niños del parque se referían a él como ‘el viejo’ o ‘el sordo’. Les inspiraba un temor atávico sentado solo en un banco, sin parar de mirarlos mientras jugaban. Álex, de 9 años, no frecuentaba esa plaza y no le conocía. La familia vive en Logroño, no en Lardero.

«Un señor se ha llevado a Álex», gritó Claudia a los mayores ya con la cena lista, dos minutos o tres después de que los dos niños salieran del merendero.

-¿Cómo se encuentran desde aquel día a nivel familiar usted, su mujer, su hijo pequeño? -preguntó el miércoles a David su abogada, Alicia Redondo, que ejerce la acusación particular y popular, en nombre de la asociación Clara Campoamor.

-Como muertos en vida, balbuceó el padre al que solo le queda un hijo. «Nos han quitado la alegría», sollozó, recostándose en la silla de testigo mientras veía la espalda del hombre del saco, el sordo, el viejo, el que violó y asesinó a su niño.

Advertisement

Fue el tercer día del juicio que se celebra desde el lunes en la Audiencia de La Rioja. Almeida, de 56 años, ingresó por primera vez en la cárcel cuando tenía 21 y fue condenado por dos agresiones sexuales y un asesinato. Se enfrenta a prisión permanente revisable y a otros 15 años por la violación de Álex. Llevaba entonces 18 meses en libertad condicional y no había cumplido su pena.

«Sabía y quería hacerlo»

Seis hombres y tres mujeres decidirán su futuro que han ido tapiando durante las cinco primeras jornadas los testigos y peritos. Las palabras de cada uno componen un catálogo de la sordidez y la miseria humana que representa Almeida, pederasta sin trastorno que «se mueve por sus deseos, su voluntad y su convicción». Lo declaró la psiquiatra forense Teresa Barbero, encargada de su examen pericial cuando el acusado ya estaba en la cárcel de Segovia a la que se le trasladó por su seguridad. Paradojas del sistema, obligado a cuidar del depredador.

«No sé, no me acuerdo», fueron las respuestas reiteradas del preso a los psiquiatras. «No tiene ninguna alteración de la memoria, otra cosa es lo que él diga», explicó Barbero a la Sala. «Recurre a la falta de memoria sin mayor elaboración (…) Sabía lo que hacía y quería hacerlo».

Almeida sacó a pasear su repugnante estrategia nada más empezar el juicio. Declaró por primera vez sobre los hechos de los que culpó a la criatura. Álex «se bajó él solo los pantalones», él no le forzó ni ejerció violencia alguna porque «fue todo colaboración».

Imagen principal - Los vecinos de Lardero improvisaron un altar en el parque del que el pederasta se llevó a Álex; Almeida, sobre estas imágenes antes de la inspección ocular del piso donde mató al niño. Alicia Redondo es la abogada de la acusación particular y popular, en nombre de la asociación Clara Campoamor
Imagen secundaria 1 - Los vecinos de Lardero improvisaron un altar en el parque del que el pederasta se llevó a Álex; Almeida, sobre estas imágenes antes de la inspección ocular del piso donde mató al niño. Alicia Redondo es la abogada de la acusación particular y popular, en nombre de la asociación Clara Campoamor
Imagen secundaria 2 - Los vecinos de Lardero improvisaron un altar en el parque del que el pederasta se llevó a Álex; Almeida, sobre estas imágenes antes de la inspección ocular del piso donde mató al niño. Alicia Redondo es la abogada de la acusación particular y popular, en nombre de la asociación Clara Campoamor
La conmoción de Lardero
Los vecinos de Lardero improvisaron un altar en el parque del que el pederasta se llevó a Álex; Almeida, sobre estas imágenes antes de la inspección ocular del piso donde mató al niño. Alicia Redondo es la abogada de la acusación particular y popular, en nombre de la asociación Clara Campoamor
EFE/EP

Se escudó en una «nebulosa» en la que dice que vivía desde que salió de prisión. «No puedo decir qué fue exactamente lo que pasó. Fue todo muy deprisa. Tengo como un lapsus». Y en el alcohol: «Ese día había bebido un montón, pero un montón». Sin asomo de piedad ni de emoción, sin asomo de sentimientos contó: «Se puso a chillar y yo le eché las manos. Le puse las manos encima». Y entonces, «sí le tapé la boca», pero «no es que le asfixiase, sino que perdió el conocimiento». Las pruebas y así lo han contado los peritos certifican que estranguló al pequeño por la espalda, haciendo pinza con su brazo.

Las forenses encargadas del levantamiento del cadáver y de la autopsia explicaron en la tercera sesión del juicio que Álex murió por asfixia con una «brutalidad extrema, sin ninguna duda» y que el asesino dilató en el tiempo la pérdida de conocimiento del niño. El estrangulamiento no fue inmediato, le dejó holgura, un hueco a la altura del codo mientras lo ahogaba por detrás y el pequeño intentaba zafarse moviendo la cabeza; de ahí las erosiones y abrasiones.

El niño intentó huir

Las forenses utilizaron fotos del cadáver para sus aclaraciones, que Almeida miró de continuo sin perder detalle. Hablaron de los restos biológicos del acusado consecuencia de la agresión sexual y de lesiones llamativas y atípicas, indicativas de esa «brutalidad extrema».

El pequeño intentó huir de la muerte, dedujeron de las marcas que le dejó el individuo en la muñeca al tirar de él. El acusado, de más de 90 kilos frente a los 28 que pesaba Álex y que aún no llegaba al metro cuarenta de altura, lo sujetó, le agarró la cara de frente y lo inmovilizó hasta reventarle la carótida.

Advertisement

Sabía lo que hacía y quería hacerlo. «Conoce, entiende y comprende», reiteró la psiquiatra Teresa Barbero. El fiscal Enrique Stern le recordó que en 1998 la forense que lo examinó tras asesinar y agredir a la empleada de una inmobiliaria de Logroño concluyó que no le pasaba nada. «¿Se mantiene igual de sano?», le preguntó. «Dice que tiene insomnio pero ninguna alteración mental».

Los pretextos que el pederasta soltó se los desmontaron uno a uno los expertos en la mente y los agentes que lo detuvieron con el cadáver de Álex en brazos. Ninguno apreció que oliera a alcohol ni que estuviera borracho, pese a que su defensa les preguntó reiteradamente por las cinco litronas vacías que había en la mesa de la cocina. Ninguno vio una actitud deambulante.

Cinco horas después de su detención, esa misma madrugada en el calabozo, Almeida pidió que lo viera un médico. Dijo que le dolía el costado porque le habían dado una patada. Tampoco presentaba lesiones físicas ni alteración mental, ni rastro de la nebulosa ni el «lapsus» al que se agarró en su declaración.

Todo lo contrario. Según detalló la psiquiatra, no solo pidió un médico, sino también sus pastillas habituales para la hipertensión. «Se acuerda y tiene conciencia porque quiere estar bien». «Nos dice que duerme mal a consecuencia de estar en prisión y atemorizado por la reacción que puedan tener los otros presos». Hasta ahí llega su supuesta depresión y su desmemoria.

«Era muy miedoso»

El teniente de la Guardia Civil, responsable del Grupo de Delitos contra las Personas, que dirigió la investigación fue además el primer policía judicial que llegó aquella noche a la calle Río Linares donde yacía muerto el niño tras la búsqueda agónica de familiares y vecinos. Almeida salió a las 20.07 de la casa, según las imagénes del ascensor, se dirigió al parque de enfrente y se sentó en un banco «a observar». «Está seleccionando a la víctima más vulnerable, le convence con un lenguaje entendible a un menor y consigue que le acompañe», indicó el agente.

«Claramente le persuade, engaña y convence, pensando que va a ir a ver una mascota. Convence al crío para que le siga hasta su domicilio», insistió el teniente. Lo saben por los otros niños del parque.

David, el padre de Álex, aseguró que era imposible que su hijo se fuera con un desconocido por mucho que le gustaran los animales (el viejo, el sordo ya había tratado de engañar a otros niños con el pretexto de ayudarle a cuidar a su perrito o a sus pajaritos). «Era muy miedoso». «¿Su conclusión es que tuvo que ser a la fuerza?», le preguntaron. «Para mí, sí». «Esto no debería haber ocurrido», balbuceó casi ausente.

El depredador subió en el ascensor mientras le señalaba al niño las escaleras y este, inocente, se sujetaba la túnica del disfraz de Halloween para no pisársela. Le esperaba un dormitorio con la persiana echada hasta abajo, una lucecita en el salón donde había un agaporni enjaulado y el hombre del saco. Solo lo separaban de sus padres veinte minutos y 200 metros.

Fuente

Advertisement
Continue Reading

Internacional

Vocales progresistas del Poder Judicial rechazan el plan de Cuesta para dimitir en bloque

Published

on

El primer contacto del socialista con cinco miembros de su grupo desinfla el boicot y le obliga a rebajar el tono porque tiene consecuencias penales

De izquierda a derecha, Álvaro Cuesta con otros vocales progresistas del CGPJ como Concepción Sáez, Clara Martínez de Careaga, Rafael Mozo (presidente en funciones) y Mar Cabrejas el pasado diciembre EFE

Nati Villanueva

Miembros del sector progresista en los que el vocal Álvaro Cuesta confía para participar en su plan de dimisión en bloque para forzar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) dudan de la viabilidad de este movimiento. No es la primera …

Artículo solo para suscriptores


Fuente

Advertisement
Continue Reading

Internacional

Bolivia impulsa Organización de Países Productores de Litio

Published

on

El vicecanciller de Bolivia, Freddy Mamani,  afirmó este viernes que su país proyecta un trabajo en el espacio multilateral para consolidar la Organización de Productores de Litio.

LEA TAMBIÉN: 

Presidente Arce revindica salida al mar para Bolivia

“En el futuro trabajaremos con todas las instancias en el espacio multilateral para la iniciativa de un mecanismo que nos permita trabajar de manera articulada en el caso del litio”, aseguró.

Asimismo, planteó como un desafío “intercambiar información, tecnología y cooperación” entre los países que cuentan con reservas de este metal liviano en la región.

Con ese fin, se produjo, el 13 de marzo pasado, en Viena, capital de Austria, un encuentro entre el vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca, con el director general del Fondo para el Desarrollo Internacional de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Fondo OPEP), Abdulhamid Alkhalifa.

En esta reunión, Alkhalifa manifestó todo el apoyo ante el requerimiento del país latinoamericano para colaborar con los países productores de un recurso estratégico.

Bolivia posee la mayor cantidad de litio del mundo con 21 millones de toneladas métricas solo en el Salar de Uyuni, en el sur del país. Con ello está por encima de Argentina y Chile que ostentan 19 y 9 millones, respectivamente.

Fuente

Advertisement
Continue Reading

Internacional

Manifestantes reciben restos de Rosalino Florez en Cusco, Perú

Published

on

Cientos de personas se concentraron el jueves en la ciudad peruana de Cusco para recibir los restos del joven, Rosalino Florez, quien falleció a consecuencia de una carga de perdigones disparados por un policía durante la represión a una protesta en enero pasado.

LEA TAMBIÉN:

Exigen justicia por joven que recibió 36 perdigones en Perú

Familiares, amigos y manifestantes se congregaron a las afueras del aeropuerto internacional Teniente Alejandro Velasco Astete en Cusco para iniciar una movilización con los restos del joven peruano.

Varios de los presentes exigieron justicia por la muerte del joven peruano de 22 años de edad. Los manifestantes recorrieron varias partes de la ciudad peruana con los restos de Rosalino Florez.

El pasado 11 de enero, el joven Rosalino Florez, junto a su hermano Juan José, participaron de las protestas en Cusco contra el Gobierno de la presidenta designada Dina Boluarte en la ciudad de Cusco.

Durante la represión a la movilización, Florez recibió el impacto por la espalda de una ráfaga de perdigones a manos de un policía, quien le disparó a pocos metros de distancia.

Advertisement

Tras recibir un total de 36 perdigones Rosalino Florez fue llevado a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Antonio Lorena de la ciudad de Cusco. Posteriormente, por la gravedad de sus heridas, fue evacuado al nosocomio Arzobispo Loayza de Lima, donde falleció el martes pasado.

Fuente

Continue Reading

Internacional

Nueva masacre deja cuatro muertos en el Putumayo, Colombia

Published

on

Una masacre reportada el miércoles en el departamento colombiano de Putumayo dejó al menos cuatro muertos.

LEA TAMBIÉN:

Reportan masacre en el departamento del Cauca, Colombia

Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), el criminal hecho se registró en el corregimiento de Esmeralda, cuando un grupo armado asesinó a cuatro personas en la vía que comunica a las poblaciones de Leiva con El Rosario”, en el norte del Putumayo.

De acuerdo a los datos de Indepaz, en lo que va del 2023 Colombia suma 26 masacres y 31 líderes sociales asesinados.

Asimismo, la organización también informó que se han notificado enfrentamientos entre grupos armados en el municipio de Cumbitara.

El departamento de Putumayo en el sur de Colombia es una de las regiones más aisladas del país suramericano y escenarios de enfrentamientos entre grupos armados.
 

Fuente

Advertisement
Continue Reading

Internacional

Exigen libertad para defensores del agua en El Salvador

Published

on

En el marco del Día Mundial del Agua, organizaciones salvadoreñas exigieron esta semana la libertad de los líderes de la Comunidad Santa Marta y de la Asociación ADES, a quienes consideran “defensores del agua” porque se oponen a la minería metálica, que es una de las más graves amenazas para los bienes hídricos en el país centroamericano.

LEA TAMBIÉN: 

Monseñor Óscar Arnulfo Romero, el santo de América

Los luchadores ambientales anti mineros fueron detenidos el pasado 11 de enero acusados del cometimiento de un supuesto asesinato en 1989, durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

Sin embargo, las señales de una eventual reactivación de proyectos mineros por el gobierno de Nayib Bukele hace pensar a las organizaciones que las capturas y el proceso judicial en su contra buscan debilitar la resistencia comunitaria en el Departamento de Cabañas, el epicentro de la franja minera que atraviesa la zona norte del pequeño país.

Las organizaciones salvadoreñas sostienen que “Santa Marta y ADES jugaron un rol importante en la lucha ambiental que logró la aprobación de la Ley de Prohibición de la Minería Metálica en marzo de 2017, y actualmente representan un obstáculo para la pretensión gubernamental de retomar los proyectos extractivos”. Argumentan que a eso se debe su criminalización y enjuiciamiento.

Entre los detenidos está Antonio Pacheco, uno de los luchadores sociales salvadoreños más reconocidos nacional e internacionalmente.

Durante su gestión como director ejecutivo de ADES se han realizado cientos de proyectos de educación, salud, agua potable, agricultura sostenible, infraestructura básica, microcréditos, talleres vocacionales y saneamiento ambiental en Santa Marta y en otras comunidades rurales  de El Salvador.

Los familiares de los líderes comunitarios también denunciaron esta semana ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) las inhumanas condiciones de su encarcelamiento: están aislados, sin poder ver a sus abogados y dos de ellos tuvieron que ser traslados a un centro de salud penitenciario debido a la complicación de las enfermedades crónicas que padecen. Por tanto, insisten en la petición de otorgar medidas sustitutivas a la detención provisional.

Crisis del agua

En Centroamérica, El Salvador es el país con el mayor deterioro de los bienes hídricos: posee la menor reserva de agua dulce y -según datos del Ministerio de Medioambiente y Recursos Naturales (MARN)- el 90% de sus ríos están contaminados, entre éstos el Río Lempa, el principal afluente nacional.

El Río Lempa provee la mitad del agua potable al Área Metropolitana de San Salvador, el mayor centro poblacional del país; sus centrales hidroeléctricas cubren el 33% de la demanda energética nacional y su caudal es de vital importancia para la agricultura, la pesca, el turismo y otras actividades económicas en 162 municipios.

Y esta situación podría ser peor si se realizaran proyecto mineros en sus cuencas, advierten las organizaciones ambientalistas.

Fuente

Advertisement
Continue Reading

Internacional

Organizaciones argentinas se movilizan en el Día de la Memoria

Published

on

Diversas organizaciones sindicales, de derechos humanos, sociales y políticas de Argentina iniciaron este viernes las marchas hacia la Plaza de Mayo con motivo de la celebración del Día de la Memoria cuando se cumplen 47 años del más reciente golpe cívico-militar.

LEA TAMBIÉN:

Argentina recibe III Foro Mundial de Derechos Humanos

La convocatoria se llevó a cabo bajo la consigna de “A 47 años del golpe genocida, Memoria, Verdad y Justicia para defender la democracia” mientras agrega que “Corporación judicial nunca más”.

Las Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora marcharán a partir de las 14:00 (hora local) desde la avenida de Mayo y Piedras, entretanto, la Coordinadora Encuentro Memoria, Verdad y Justicia ya partió desde Congreso.

De igual forma, la Asociación Madres de Plaza de Mayo realizarán desde las 15:00 (hora local) un acto político en la Casa de las Madres donde ratificarán su apoyo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner “en contra del vergonzoso fallo de los jueces de la mafia judicial”.

Por su parte, el presidente Alberto Fernández afirmó que “como cada 24 de marzo, nos abrazamos y marchamos poniendo en valor la memoria colectiva” mientras anunció la construcción del nuevo Espacio para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos en Campo de Mayo.

Advertisement

A su vez, el ministro de Interior, Wado de Pedro, señaló que determinados sectores buscan “desgastar el no uso de la violencia, el asesinato y de las fuerzas del Estado para resolver diferencias políticas”.

En este sentido, el titular apuntó que grupos de Cambiemos persiguen atentar contra la verdad, por ejemplo, tergiversan la historia e incluso llegan a asegurar que “no fueron 30.000 los desparecidos”.

Al mismo tiempo, participan en las marchas la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Liga Argentina por los Derechos Humanos, La Cámpora, la Confederación Socialista y la CTA de los Trabajadores, entre otras organizaciones.

Asimismo, comenzaron las movilizaciones en otros puntos del país como Mar del Plata, Córdoba, Mendoza, Rosario, Jujuy, Río Negro, Neuquén, Salta y Tucumán.  

Advertisement

Fuente

Continue Reading

Internacional

Aumenta a 69 el número de muertos por lluvias en Perú

Published

on

Este jueves se localizaron los cadáveres de dos arrastrados por el río Rímac de Perú, tras derrumbarse la vivienda en la que residían con lo que suman 69 los decesos por la temporada de lluvias en este país sudamericano.

LEA TAMBIÉN:

Exigen justicia por joven que recibió 36 perdigones en Perú

Según narraron medios locales, la erosión causada por las aguas hizo que se desmoronara el borde del acantilado donde estaba enclavada la vivienda y fuera arrastrada la parte del local donde se encontraban una madre y su joven hijo.

Con estas dos, en lo que va de año, suman 67 las muertes debido a las intensas lluvias que afectan Perú.

El reporte más reciente del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) reveló que hay cinco desaparecidos hasta el momento, 10.874 damnificados y 74.022 personas afectadas. 

Además de pérdidas de vidas humanas, los aludes e inundaciones han destruido 1.666 viviendas, dejado inhabilitados en 2.510 inmuebles y afectado otros 31.453 en mayor o menor medida.

Ha habido daños importantes también a las carreteras, donde más de 132 kilómetros han quedado destruidos. 

De igual manera, 13.310 hectáreas de cultivos se perdieron y otras 27.238 hectáreas resultaron afectadas, así como murieron 30.945 cabezas de ganado. 

Advertisement

Fuente

Continue Reading
A %d blogueros les gusta esto: