Connect with us

Nacional

Combustibles fósiles hacen más vulnerable a México

Fuente

Rodolfo Lacy
Lorena Rivera

MONTERREY.— Para hacer frente a los desafíos del cambio climático, es imperante que México deje de quemar combustibles fósiles y acelerar la transición hacia las energías limpias, de lo contrario, sentirá con mayor fuerza los impactos de huracanes, inundaciones y sequías, debido a que es un país altamente vulnerable.

De ahí que debe honrar los compromisos adquiridos con la firma y ratificación del Acuerdo de París, el cual obliga no sólo a cumplir con sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés), sino también a darles más progresividad en ambición y alcance, es decir, mayor reducción de gases de efecto invernadero y en más sectores, dijo Rodolfo Lacy en entrevista con Excélsior.

Resaltó que el país debe hacerlo, porque le conviene, no sólo es rendir cuentas ante Naciones Unidas, sino que se trata de crear nuevos negocios que generen empleos verdes y riqueza sustentable, “hay que poner el dinero bueno en negocios buenos y no en negocios sucios y altamente contaminantes, eso es lo primero que hay que hacer para darle la vuelta a la política de los hidrocarburos”.

El director de Acción Climática y Medio Ambiente para América Latina de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y Enviado Especial en Asuntos Climáticos ante la ONU señaló que los gobiernos estatales y locales pueden jugar un papel más protagónico en la acción climática, porque por legislación no sólo en México, sino en casi todo el mundo, tienen mayores atribuciones en la administración ambiental que los propios gobiernos centrales o federales.

Es optimista sobre una sociedad cada vez más responsable en temas ambientales y climáticos, pero la evidencia indica otra cosa, reconoció que no se está en la ruta para lograr los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático, “y tenemos que cambiar radicalmente las cosas y eso es lo que políticamente es más difícil de conseguir”.

Si bien existen soluciones contra el cambio climático y gracias a los acuerdos internacionales, los fondos corren en millones de dólares, aunque se comprometieron billones, que fluyen de diversas formas —como apoyos bilaterales y créditos de organismos multilaterales, como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo u otros—, el sector privado tiene que mover trillones para la acción climática, aseguró Lacy.

Advertisement

Y en la región, indicó, deben apresurarse los cambios, como se hace en los países desarrollados, donde, por ejemplo, los autos de combustión interna se sustituyen por eléctricos.

Estamos hablando de un esfuerzo para los próximos 30 años que va a implicar trillones de dólares para cambiar las líneas de producción de la industria automotriz en México o en Brasil, que son productores importantes de vehículos”.

Está cierto que, eventualmente, el transporte eléctrico en general —autos, autobuses, motocicletas, etcétera— será una opción más barata, pero sólo en la medida en que el financiamiento fluya.

En cuanto a tecnología, resaltó el papel que tienen las universidades, pero es necesario que se asocien entre sí, trabajen a nivel nacional problemas globales, como el cambio climático, pero, sobre todo, tienen el reto de colaborar en redes con las instituciones de otros países, como la Worldwide Universities Network, porque también es una forma de conseguir financiamiento.

Como son problemas globales, los organismos donadores prefieren proyectos que puedan ser replicados rápidamente y las nuevas tecnologías aplicarse de manera masiva… no sólo es desarrollar, innovar y crear soluciones, que para eso están las universidades, si no hay que hacerlo de manera global para poder tener mayor impacto a esa escala”.

 

LA y México, los más vulnerables

América Latina es la región más proclive a desastres hidrometeorológicos en el mundo debido a un clima cambiante y el aumento de la temperatura, que en promedio global ya aumentó 1.2 grados centígrados. Si bien las soluciones climáticas se centran en la descarbonización de las economías y en inversiones para mitigación y adaptación, los esfuerzos son insuficientes. 

Advertisement

Para los países en desarrollo, como los de la región, y en particular México, lo más importante debe ser, primero, salvaguardar a la población; después, proteger la infraestructura estratégica de las economías y, finalmente, no porque sea menos importante, sino porque es más complejo, preservar los ecosistemas y la biodiversidad que todavía quedan como parte del patrimonio natural para las futuras generaciones, consideró Rodolfo Lacy.

Aseguró que los sistemas de alerta temprana son fundamentales para la protección y la resiliencia de las poblaciones.

Actualmente, dijo, las tecnologías digitales y la inteligencia artificial (IA) permiten individualizar la protección, y los habitantes de México o de cualquier país deberían recibir al instante la información sobre los fenómenos hidrometeorológicos extremos que afectarán su vida, cambiarán la economía personal, familiar y de la región, “y no es demasiado difícil de hacer, de hecho se comercializa la tecnología en algunos países que tienen sistemas muy evolucionados”.

Si bien reconoció que México cuenta con un buen sistema de protección civil, que no tienen países como los africanos y algunos asiáticos, resaltó la necesidad de ligar y evolucionar a esos sistemas con nuevas tecnologías e IA, porque no sólo es avisar rápido sobre un riesgo, sino también saber dónde están y si usan un teléfono celular, podrían obtenerse datos como si escucharon el mensaje o si en el refugio recibieron alimentos y asistencia médica.

Esto, continuó, ayudará a reactivar la economía lo más rápido posible, “si somos capaces de hacerlo, como una primera etapa, vamos a ser más resilientes al cambio climático y podremos adaptarnos mejor a algo que ya es ineludible”, un clima cambiante y temperaturas más altas, resultado de las emisiones de gases de efecto invernadero, que “no hemos podido bajar una sola parte por millón y siguen aumentando en la atmósfera”.

Advertisement

En este sentido, una de las particularidades que observa es el rol que juegan las mujeres en las áreas más golpeadas por fenómenos climáticos extremos, porque los hombres se fueron a trabajar a Estados Unidos o a las ciudades y las mujeres se hacen cargo de sus familias, incluso de las economías locales. 

Para Lacy el tema de género y la atención a las mujeres en su rol es fundamental —al ser de facto líderes en sus comunidades—, por ello son necesarios programas especiales de apoyo en Latinoamérica, pero en especial para México, donde existe una alta migración.

Otra particularidad que destacó para México, Centroamérica y el Caribe, está relacionada con el impacto de los fenómenos climáticos en el patrimonio natural y turístico.

Tenemos muchas áreas expuestas, kilómetros y kilómetros de planicies costeras que serán más afectadas por la elevación del mar, huracanes y lluvias; además, la modificación en la temperatura y la química de los océanos incidirán en la desaparición de los arrecifes de coral, que forman parte del patrimonio turístico del Caribe… en términos de impacto económico y humano, hay demasiada población expuesta e infraestructura, y eso afecta el desarrollo de las naciones”.

 

Si das clic podrás acceder a noticias en tiempo real

Advertisement

Conoce lo más viral en Facebook Trending 

Lee a los columnistas de Excélsior Opinión

 

clm

 

Advertisement

Fuente

Advertisement

Nacional

Más

Populares

A %d blogueros les gusta esto: