Connect with us

Deportes

¿Un VAR para la F1?: El despropósito de los árbitros

En el deporte que mide todo, hasta el aire que se respira, allí donde todo queda registrado y documentado y cualquier incidencia mínima supone miles o millones de euros, las decisiones de los árbitros de la Fórmula 1 parecen más propias del pleistoceno. Es el destino de los comisarios, jueces que ponen y quitan podios, proporcionan y anulan puntos y, como hace dos inviernos, deciden títulos. El esperpento del podio 100 de Fernando Alonso, el cambio de criterio después de castigarlo, es una muesca más en un sistema que ofrece demasiadas grietas.

El problema del último fin de semana en Arabia, como sucede desde tiempo inmemorial en la F1, es la falta de inmediatez en las deliberaciones y posteriores sentencias. La Fórmula 1 no es fútbol, los árbitros resuelven al instante, pero lo contrario es indeseable.

Decisiones una o varias horas después de haber terminado la carrera que alteran los resultados de la pista. En ningún deporte, salvo en el ciclismo si hay un caso de dopaje por medio, el desenlace de la competición queda a expensas de las reclamaciones y apelaciones de los protagonistas.

En Arabia Saudí sucedió esto. El equipo de Alonso, el mecánico con el gato trasero, cometió el error de tocar el coche cuando faltaban treinta vueltas para el final. Los jueces no comunicaron la infracción y todo quedó en manos de la especulación, sin posibilidad de réplica por parte de Alonso.

En vez de apretar para sacar más ventaja a George Russell, que era cuarto clasificado, el español se dedicó a gestionar la vida de sus neumáticos, sin acelerar el ritmo. Cuando a falta de cuatro vueltas, Mercedes se percató de la maniobra indebida del mecánico de Aston Martin, los ingenieros le indicaron a Russell que apretara el paso. Si había sanción, Alonso tenía perdido el podio 100.

Advertisement

Los cien podios de Alonso:

punto por punto

Aston

Advertisement

Martin

Por posición en el podio

Por dorsales

Por escudería

Aston Martin

Advertisement

Por neumáticos

Bridgestone

Por temporadas

Por circuitos

Interlagos

Advertisement

Silverstone

Kuala Lumpur

Hungaroring

Hockenheim

Nürburgring

Advertisement

Magny-Cours

Yas Marina

Spa-Francorchamps

Indianápolis

Fuente: Stats F1 / ABC / J. Torres y J. de Velasco

Advertisement

Los cien podios

de Alonso:

punto por punto

Aston

Advertisement

Martin

Por posición en el podio

Por dorsales

Por escudería

Aston Martin

Advertisement

Por neumáticos

Bridgestone

Por temporadas

Por circuitos

Interlagos

Advertisement

Silverstone

Hungaroring

Kuala Lumpur

Hockenheim

Nürburgring

Advertisement

Magny-Cours

Spa-Francorchamps

Yas Marina

Indianápolis

Fuente: Stats F1 / ABC

Advertisement

«Hacer trampas es la norma en la F1. Todos lo hacen. Si te pillan, tienes que asumir las consecuencias por no haber hecho bien tu trabajo, que consiste en que no te pillen». Esta es una de las frases más geniales del mayor iluminado que ha actuado en la F1, Bernie Ecclestone, antiguo mandamás de este deporte.

Según el comunicado sancionador de la FIA, «ninguna parte del coche podía tocarse mientras se cumplía una sanción» y por eso se le impuso al español la penalización de 10 segundos. «Dado que no se trabajó en el coche mientras estaba parado, se consideró que una descalificación sería demasiado dura», prosiguió la FIA.

En la Fórmula 1 hay un director de carrera permanente, el mismo para todos los fines de semana. Es el alemán Niels Wittich, encargado de todas las directrices relacionadas con el funcionamiento y la seguridad del gran premio. Existe además un jefe de salida y un grupo de comisarios técnicos, que son los responsables de garantizar la legalidad reglamentaria de los bólidos.

Y el cuadro de los árbitros, los que toman las decisiones sancionadoras, está formado por tres comisarios y un expiloto que ejerce como consultor. Dos de los tres comisarios son permanentes y al tercero lo nombra la federación nacional del país que acoge la prueba.

Aston Martin basó su apelación en siete vídeos diferentes, según los cuales en situaciones similares no se había sancionado con diez segundos al infractor. No fue el caso de Esteban Ocon en la primera carrera del año en Baréin. El equipo de Alonso incidió en que el error humano del mecánico del gato no constituyó una ventaja, puesto que no trabajó en el coche. Simplemente lo rozó.

Advertisement

El sistema Riedel

A medianoche, entre recursos y apelaciones, como tantas veces desde hace lustros con deliberaciones que se eternizan hasta la noche o, el domingo, hasta la madrugada, la FIA dio marcha atrás y le devolvió el podio 100 a Alonso.

Desde hace décadas, la Fórmula 1 utiliza el sistema Riedel, una empresa alemana convertida en socio tecnológico para facilitar las comunicaciones y el tráfico de datos de vídeo, audio y redes. Riedel garantiza un nivel óptimo de calidad en la comunicación en cualquier situación radioeléctrica o medioambiental.

Muchas voces, como el excomisario español Joaquín Verdegay, son partidarias de suprimir los mensajes directos de los responsables de las escuderías al director de carrera. Y otros muchos consideran necesario instaurar un VAR al estilo del fútbol para tomar decisiones inmediatas y no, como en el caso de Alonso, con horas de diferencia.

Fuente

Advertisement
Advertisement

Nacional

Más

Populares

A %d blogueros les gusta esto: