Conéctate con nosotros

Opinión

El fin de la legislatura

jaime mayor oreja 12/08/2022 Actualizado a las 04:44h. Esta funcionalidad es sólo para suscriptores Suscribete El título de esta Tercera no es diagnóstico ni pronóstico, es simplemente la constatación de una realidad determinada por el calendario. La duda, la pregunta, radica en la manera, en el cómo se va a producir ese final, bien sea […]

Publicado

en

jaime mayor oreja

12/08/2022

El título de esta Tercera no es diagnóstico ni pronóstico, es simplemente la constatación de una realidad determinada por el calendario. La duda, la pregunta, radica en la manera, en el cómo se va a producir ese final, bien sea a finales del próximo año …

Artículo solo para suscriptores

Anuncio publicitario

Accede sin límites al mejor periodismo







Opción recomendada


Un año
30
Sólo esta semana
2,5€ al mes
durante 12 meses


Suscribirme ahora


Esta funcionalidad es sólo para suscriptores

Anuncio publicitario


Suscribete

Fuente

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Opinión

Hay que insistir: la inflación es un fenómeno monetario

Hay que insistir en que, sobrecalentar una economía productivamente debilitada, con la ayuda del dinero “barato” para seducir a los electores no es una política económica sostenible en el tiempo y que las burbujas de jabón siempre revientan. Hay que insistir en una educación económica, comercial y financiera, así como en organismos ciudadanos de observación […]

Publicado

en

Hay que insistir en que, sobrecalentar una economía productivamente debilitada, con la ayuda del dinero “barato” para seducir a los electores no es una política económica sostenible en el tiempo y que las burbujas de jabón siempre revientan.

Hay que insistir en una educación económica, comercial y financiera, así como en organismos ciudadanos de observación real, para que las autoridades (monetarias y públicas) no sigan abusando de la confianza de los gobernados en cada ciclo electoral.

De esta forma, evitaremos caer en los errores de política económica que buscan resarcir el mal trabajo realizado hasta ahora por nuestro banco central, Banxico.

La inflación persistente de hoy es un fenómeno monetario, a pesar de lo que digan los académicos anti-monetaristas, los economistas a sueldo y los propios banqueros centrales. Ellos insisten en el tema de la inflación importada o estructural porque les pagan para decir eso.

La inflación controlada desde Hacienda, no desde Banxico

El hecho de “invitar” a las empresas de alimentos básicos a mantener sus precios fijos para reducir la inflación es una medida muy desesperada que tiene costos futuros. El costo para estas empresas, algunas que cotizan en la Bolsa, es que inevitablemente vivirán una presión mayor para aumentar sus precios cuando termine el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) .

Estas empresas de alimentos, sobre todo las públicas, no están reportando grandes utilidades netas, mientras que el precio de sus acciones tampoco se ha comportado de forma positiva que digamos. Por ello, aguantar y aguantar sus precios, eventualmente será contraproducente para el consumidor. No descartemos ver más deslistes de empresas que cotizan en la Bolsa de Valores en el futuro próximo ante este tipo de coyunturas.

Anuncio publicitario

Digamos que el PACIC es solo una medida de acomodo temporal, donde las empresas esperarán mejores tiempos para subir sus precios. Eso sí, una vez que la inflación ceda, entonces las empresas de alimentos subirán sus precios, pero de forma acumulada.

Diluir y postergar el aumento de precios de algunos productos básicos hasta febrero de 2023 puede ser peor para la economía, porque en ese momento la tasa de interés de Banxico será más alta, implicando un mayor costo del financiamiento, que es un escenario menos propicio para los aumentos de precios. Digamos que es un escenario más ‘estanflacionario’.

En cuanto al tema de los combustibles, la contención del precio de la gasolina es una decisión totalmente del gobierno en su carácter de empresa pública. El gobierno enfrenta un costo monetario y otro de oportunidad por contar con menos recursos para su gasto corriente.

La reducción del IEPS a las gasolinas es absorbido por el mismo gobierno y trasladado por la vía de futuros recortes al gasto o mediante el endeudamiento. Sin embargo, es importante señalar que, de no haber contado con el control de precios de la gasolina, la inflación ya hubiese rebasado los dos dígitos, dado el encadenamiento que tienen los combustibles con todos los bienes y servicios de la economía.

Anuncio publicitario

En suma, el PACIC es una medida de alivio temporal, más no una solución al problema de la inflación.

Lo ideal sería que la actual junta de gobierno presentara su renuncia y dejara sus lugares a verdaderos economistas comprometidos con el abatimiento de la inflación. Pero eso no pasará porque digan lo que digan, Banxico es una institución pública con un sesgo claramente oficialista.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Anuncio publicitario

Expansión – Opinión

Sigue leyendo

Opinión

¿Ha funcionado contener la inflación con el PACIC?

Publicado

en

Este PACIC no se puede comparar con los pactos de los años 80’s para frenar la inflación porque en esa época fueron acuerdos entre todos los sectores de la economía y el actual no tiene el alcance de los de aquella época independientemente si se puede criticar o no su utilidad.

Debe ser prioridad en estos momentos contener la inflación, sin controles de precios; por esa razón el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) solo son 24 productos de la canasta básica. La lucha contra la inflación se debe dar usando mecanismos de mercado, y más en una economía como la de México, que lamentablemente está llena de monopolíos y oligopolios donde los precios no reflejan que sean mercados competitivos. Es decir, se debe buscar la manera de ampliar la oferta de productos y servicios para poder tener precios competitivos.

Si bien el PACIC tiene la intención de mantener por un periodo corto el precio de la canasta básica -gracias a la ayuda de 20 empresas productores-, no es suficiente y se necesita un mayor apoyo y que más empresas participen sin que esto signifique promover un control de precios.

Es importante no entrar en una escalada de precios, por esa razón el aumento a los salarios y el salario mínimo no debe ser desproporcionado, para no generar una escalada inflacionaria.

Existe un riesgo en el PACIC: que pueda ser el pretexto para intentar poner precios de control o que la medida de extienda más allá de lo necesario, tarde o temprano puede generar desabasto, bajar la calidad de los productos y mayor inflación.

Los datos nos dicen que el primer PACIC no tuvo el éxito esperado porque aumentaron la mayoría de los 24 productos contemplados. Se pueden contener un tiempo, pero tarde o temprano, si la inflación no cede, estos productos van a aumentar. Los 24 productos de este paquete han aumentado el 15.7%, lo cual refleja que no ha tenido el éxito esperado.

Anuncio publicitario

Lo que se debe reconocer es que la medida que ha ayudado a contener la inflación es el estímulo fiscal al precio de las gasolinas, sin este apoyo tendríamos una inflación por arriba del 10%; sin embargo, todo en la vida cuesta y el impacto en las finanzas públicas es importante, alrededor de 300,000 millnes de pesos solo en los primeros ocho meses de este año.

Por lo tanto, el PACIC no es un control de precios, pero ha tenido resultados esperados y ojalá esto no sea el pretexto para más adelante comenzar con los controles de precios porque ya sabemos que sería un grave error para la delicada economía del país.

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es Director Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros-FUNDEF A.C. “Think Tank” Independiente con sede en el ITAM, sobre el Sistema Financiero. Síguelo en LinkedIn y en Twitter. Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Anuncio publicitario

Expansión – Opinión

Sigue leyendo

Opinión

Quo vadis, Putin?

Publicado

en

luis de la corte ibáñez

05/10/2022

Tras siete meses de combates, la guerra de Ucrania enfila una nueva etapa. Rusia intentó primero una operación relámpago. Después, tras encontrar una resistencia no prevista, las fuerzas rusas pusieron término a su ofensiva en dirección a Kiev, concentrando sus operaciones en el este y …

Anuncio publicitario

Artículo solo para suscriptores

Accede ilimitadamente
al mejor periodismo de ABC

Tres meses por…
1

Al mes
Sin permanencia







Opción recomendada


1 año por
5€/mes

Primer año
50% descuento
Anuncio publicitario


Esta funcionalidad es sólo para suscriptores


Suscribete

Fuente

Anuncio publicitario
Sigue leyendo

Opinión

¿Llega a Suecia la ‘extrema derecha’?

Publicado

en

Inger Enkvist

04/10/2022

En las recientes elecciones suecas ganó el bloque de centro derecha sobre el bloque de centro izquierda con 176 escaños frente a 173, es decir, con un margen pequeño. Esto ha sido comentado en la prensa extranjera como que «llega la extrema derecha». No, lo …

Anuncio publicitario

Artículo solo para suscriptores

Accede ilimitadamente
al mejor periodismo de ABC

Tres meses por…
1

Al mes
Sin permanencia







Opción recomendada


6 meses por…
20

Semestral
Descuento especial
Anuncio publicitario


Esta funcionalidad es sólo para suscriptores


Suscribete

Fuente

Anuncio publicitario
Sigue leyendo

Opinión

Las alianzas y el hombre del saco

Publicado

en

la tercera

Los líderes italianos, sus diplomáticos y sus altos mandos militares saben que Italia no tiene recursos suficientes para vivir al margen de sus alianzas. En campaña electoral se pueden decir muchas cosas. Pero ya viene el invierno. Y, fuera de tales alianzas, hace mucho frío

Fuente

Sigue leyendo

Opinión

Toros y ranas

Publicado

en

Ignacio Ruiz-Quintano

04/10/2022 a las 01:48h.

Cegadas todas las fuentes de información de la guerra, para entender lo que pasa hemos de recurrir a un liberto de Augusto, Fedro, autor de la fábula de la rana temerosa del combate de dos toros por la vacada: el vencido, avisa Virgilio, se retira …

Artículo solo para suscriptores

Anuncio publicitario

Accede ilimitadamente
al mejor periodismo de ABC

Tres meses por…
1

Al mes
Sin permanencia







Opción recomendada


6 meses por…
20

Semestral
Descuento especial


Esta funcionalidad es sólo para suscriptores


Suscribete

Fuente

Anuncio publicitario
Sigue leyendo

Opinión

#Entrelíneas | El precio de las (malditas) vacaciones

Publicado

en

Bajo este panorama, esta medida implica un cambio en la cultura del descanso y un reconocimiento a las tendencias que se enfatizaron con la pandemia y que pugnan por un mayor cuidado de la salud y bienestar de los trabajadores. Pero, también, nos debería obligar a repensar la conceptualización que tenemos de las vacaciones, que hoy se entiende con ciertos toques paternalistas y punitivos.

Avanza reforma de 12 días de vacaciones

Sí, hay mexicanos que disfrutan de las mieles que provocan las vacaciones, pero en términos generales domina una cultura que tiene muy subvalorado el descanso. Hay quienes deciden no tomar vacaciones para no provocar la furia del jefe. Otros presumen, con una extraña dosis de orgullo, que no han tomado ni un solo día en dos o tres años. Hay algunos que piensan que no las merecen…

El goce de vacaciones es parte de la vida laboral. El desconectarse genera resiliencia, bienestar y creatividad. Es una falsedad pensar que entre más tiempo se esté en el trabajo, el éxito vendrá por añadidura. A nadie le dan una medalla por vivir en la oficina. Los mártires del trabajo no son los mejores empleados.

Conclusión: el periodo vacacional puede ser de 6, 12, 20 días, pero si no se entiende el fin mismo de esta medida, descansar, seguiremos atrapados en una hiperconexión que solo nos generará una falsa hiperproductividad y más estados de burn out y de depresión.

Anuncio publicitario

En México no se tiene data que nos permita ubicar la relación entre las vacaciones y los beneficios que éstas generan en la productividad y en el bienestar de las personas, pero sí está comprobado que hay una conexión.

Descanso y productividad

Según un estudio de la Asociación de Viajes de Estados Unidos y el proyecto Time Off, que implicó conocer la opinión de más de 5 mil empleados, aquellos que se tomaban menos de 10 de sus días de vacaciones al año tenían 34.6% de probabilidades de recibir un aumento o una bonificación en un periodo de tres años, mientras que quienes se tomaron más de 10 días tenían 65.4% de posibilidades.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud sostiene que trabajar 55 horas o más a la semana se asocia con 35% más de riesgo de accidente cerebrovascular y 17% más de riesgo de morir por enfermedad cardíaca, que una semana laboral de 35 a 40 horas.

¿Estamos ante un costo o una oportunidad de tener un mejor capital humano?

Anuncio publicitario

Visto así, debemos eliminar esos extraños resortes que nos hacen renegar del periodo vacacional. Las áreas de RRHH deben darle la bienvenida a este ajuste, no pensar en costos, sino en el mantenimiento que requiere el capital humano para rendir mejor. Los jefes, por su parte, revisar si son ellos los que no promueven las vacaciones y eliminar su toxicidad al respecto.

“El empleado es ahora un cliente de experiencias. Hoy, los empleados consideran que la empresa les tiene que dar experiencias satisfactorias desde el reclutamiento, la compensación, el trato con el jefe, la inclusión, la libertad y seguridad sicológica; cuando la experiencia es mala obviamente se desmotivan, se desenganchan y se van. Hay que tratar al empleado como un cliente”, dice Rogelio Salcedo, partner y general manager de la consultoría Olivia.

El foco debe estar en la productividad, no en controlar la hora y la jornada de trabajo. Hay que olvidarse del micromanagement, confiar más, medir por resultados, impulsar mejores hábitos de trabajo. El liderazgo, después de la pandemia, no debería perder su enfoque de humildad y de humanidad; seguir conectado a la emocionalidad y enfocado en las habilidades sociales y no en las técnicas. Comunicar mejor el propósito y no estar arrastrando al equipo. Es managing by purpose, no managing by force.

**********

Anuncio publicitario

Esta historia tiene otra cara: el costo laboral que implicará su implementación.

Los patrones, en este momento, seguramente ya están calculando el costo incremental de esta medida. De inicio, no está claro qué pasará, por ejemplo, con la prima vacacional. Se espera que, junto con un mayor ausentismo con días pagados, también haya un impacto en la prima vacacional asociada.

De igual forma, no se sabe cómo se moverá la tabla de días otorgados con base en la edad de los empleados. Se desconoce si se tomará en cuenta el largo historial laboral de quienes, por azares de la vida, renuncian a sus viejos trabajos y continúan en un nuevo empleo. Esta iniciativa no considera un mercado laboral de alta rotación y parece estar hecha bajo el viejo esquema meritocrático en el que se tenía que hacer antigüedad para “merecer” más días de descanso.

El costo laboral se incrementa y, en consecuencia, el gran reto está en mejorar nuestra productividad para ser competitivos frente a otros mercados. Ahí está nuestro Talón de Aquiles o nuestra gran oportunidad.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Anuncio publicitario

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Expansión – Opinión

Sigue leyendo

Opinión

#LetrasNetas | El sexenio del camuflaje

Publicado

en

El camuflaje –uniforme que usan tanto los militares como los miembros de la Guardia Nacional– es el nuevo Pantone de la seguridad interna del país.

A pesar de que durante sus campañas para llegar a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador prometía regresar el ejército a sus cuarteles y fortalecer las unidades locales de seguridad (las policías municipales y estatales), hoy hay más uniformados que en sexenios previos. “Cambié de opinión”, fue su descargo cuando mandó su propuesta de ley para pasar la Guardia Nacional a la Sedena, un trámite fast track en el que, de paso, le dio un golpe a la oposición priista.

A cuatro años de asumir la presidencia, lejos de desmilitarizar el país, se ha convertido en el funcionario que más facultades y recursos ha dado a las fuerzas armadas. Porque solo los militares que estaban en la Guardia Nacional pasaron al Ejército. Hay 23,000 miembros de la extinta Policía Federal que quedaron desempleados.

La excusa de aumentar la presencia militar es debido a la espiral de violencia e inseguridad que no ha hecho más que crecer en lo que va del sexenio. Pero no solo le ha dado esta función, sino muchas otras (34 nuevas, para ser precisos) a la Sedena: desde la logística de las vacunas contra el COVID-19, pasando por la construcción de aeropuertos y sucursales del Banco del Bienestar, la administración de las aduanas, el control de migraciones y hasta el control administrativo del Tren Maya y del corredor Transístmico.

El presidente de los abrazos y no balazos camufló su mensaje: no habla de militarización sino de ‘pueblo uniformado’. AMLO, una persona que también ondeaba la bandera del respeto a los derechos humanos, olvidó (o camufló) datos que no dejan bien paradas a las Fuerzas Armadas.

Según Amnistía Internacional, “los homicidios se han incrementado 218% entre 2006 y 2022; en 16 años han sido asesinadas más de 100 personas que ejercían el periodismo y más de 97% de las más de 105,000 personas desaparecidas ocurrieron a partir de diciembre de 2006”. De 2014 a la fecha, la CNDH ha recibido al menos 6,661 quejas por violaciones graves cometidas por la Sedena, la Semar y la Guardia Nacional.

Anuncio publicitario

Pero hay que ser claros (sin camuflaje): el Ejército no es policía, no debe reemplazar a la policía. La seguridad pública (quien vele por tu seguridad y por la mía) debe ser una corporación de mando civil porque la delincuencia es un asunto del ámbito social, no militar.

Debe quedar claro que las funciones del Ejército son la defensa del territorio y de la soberanía nacional de ataques externos, instrumentar planes de emergencia en caso de desastres y actuar cuando la seguridad interior se encuentra amenazada. Y otra vez, no hay que camuflar seguridad interior con seguridad pública. La primera es la que amenaza el funcionamiento de las instituciones y no estamos en esa situación.

La narrativa oficial y diaria de ‘tenemos otros datos’, que ha chocado mil veces con números oficiales y comprobables, es una narrativa de camuflaje, de dar aspecto siempre de otra cosa. Esa narrativa de “es por el bien común” y de llenar de uniformados camuflados las calles del país para atacar un problema de delincuencia es también camuflar un problema que no logró controlar y una promesa de campaña que no dudó en romper.

Nota del editor: Bárbara Anderson es editora, columnista y speaker de negocios y finanzas. Activista de los derechos de personas con discapacidad; dirige yotambien.mx, un sitio de noticias sobre inclusión. Síguela en Twitter como @ba_anderson Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Anuncio publicitario

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Expansión – Opinión

Sigue leyendo

Internacional

La excepcionalidad de Brasil en América Latina

Publicado

en

Lula da Silva ha sido candidato a presidente de Brasil seis veces y este domingo ganó por tercera vez. Como ya sucedió en 1989, 2002 y 2006, tendrá que medirse en una segunda vuelta. Ganó con un 48,4%, pero se quedó a las puertas de finiquitar la contienda. El presidente Jair Bolsonaro obtuvo unos resultados claramente superiores a los que le auguraban todas las empresas demoscópicas. Esto fue así también en los resultados finales para el Congreso y el Senado donde el partido de Bolsonaro se convierte en la primera fuerza en ambas cámaras. Los afines al actual presidente también dejaron mal paradas a las encuestas en las elecciones a gobernadores, algunos tan importantes como los de Río o São Paulo.

Cuando Brasil en el siglo XIX se independizó, a diferencia de sus vecinos no se constituyó en una república, y mantuvo su condición de imperio durante mucho tiempo. Las dimensiones del país lo vuelven casi un continente. La denominación de vecinos para los países de la región que comparten frontera con él suele ser la apropiada desde su significado más territorial, porque si hablamos desde lo cultural, político y social, en realidad se trata de una vecindad más débil, en muchas ocasiones inexistente. Y esto sucede no solo por la diferencia evidente entre las lenguas oficiales y de mayor uso, sino porque las élites y buena parte de la sociedad brasileñas no suelen mirar hacia el oeste, más allá de algunos intereses y relaciones económicas. Bolsonaro es en esto un ejemplo paradigmático de esta manera de (no) mirar al vecindario, pero no es, ni de lejos, una excepción.

Existe un debate sobre si la región atraviesa o no un segundo ciclo progresista. La posibilidad de una victoria definitiva de Lula en primera vuelta era para muchos la evidencia de este segundo ciclo, de su fuerza, y habría sido la prueba que ya no hacía falta. Hace pocas semanas, sin embargo, la derrota del proyecto de nueva Constitución en Chile golpeó duramente el entusiasmo de estos sectores: no había ciclo, los enemigos políticos y mediáticos son demasiado poderosos, o Boric no era en realidad tan de izquierda, asomaron algunos. No parece lo mejor para el ánimo, ni para los análisis que vayan más allá del día, hacer depender tanto del resultado de las urnas. Su veredicto importa, por supuesto, pero como punto de partida, no de llegada. La mera agregación de victorias electorales no significa un ciclo político. Se puede, y de hecho sucede cada vez más a menudo, lograr el Gobierno y no construir hegemonía. Cabe apuntar también que los ciclos no solo se construyen ni consolidan únicamente desde los gobiernos. Hay que poner la mirada en los sectores movilizados de las sociedades y también en una serie de instituciones que no se ajustan a calendarios electorales pero que gravitan mucho. Por supuesto que una victoria de Lula en segunda vuelta sería, además de una buena noticia para la democracia, una oportunidad relevante para procurar darle entidad al mentado ciclo, pero no es mucho menos importante para este cometido lo que suceda con el reemplazo del defenestrado Mauricio Claver Carone en el BID o lo que pasa en instituciones como la Organización de Estados Americanos (OEA).

Si Brasil no suele mirar demasiado al oeste, la izquierda que gobierna en la región mira mucho últimamente a Brasil. De hecho, hizo activa campaña en distintos formatos por Lula. Lo hizo por convicción militante y también, claro, porque una victoria de la izquierda en Brasil es útil políticamente en cada uno de estos países; Brasil sí es para todos ellos el vecino con el que desean tener una buena relación, a ser posible más estrecha. Lula es una excepción en la clase política brasileña en su relación con la región. Lo fue cuando, contra la presión del poder empresarial de su país, respaldó la decisión de Evo Morales de nacionalizar el gas. Lo fue al apostar tiempo, recursos y liderazgo en la construcción de Unasur. Su propia correligionaria Dilma Rousseff fue mucho más convencional en su manera de relacionarse con la región. Sin embargo, para lograr la victoria en segunda vuelta y para encarar su posible Gobierno, Lula tendrá que partir de la evidencia de que Bolsonaro y lo que representa no es una excepción. No es, como tampoco Trump, solo un mal sueño.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Anuncio publicitario

Fuente

Sigue leyendo
Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: