Conéctate con nosotros

Opinión

Bitcoin, ¿dinero real o de juguete?

Pero aquí hablamos como tal de una moneda, avalada y reconocida, que es el dólar estadounidense; sin embargo, tenemos también el caso del bitcoin o por su traducción criptomonedas, que ha tenido una gran aceptación a nivel internacional y que alguna vez tuvo un valor estimado en 0.00076 dólares -equivalente a menos de un centavo en pesos mexicanos para 2009-; sin embargo, una década después, para el año 2022, en mayo, el precio ha alcanzado valores entre los 37,810.30 dólares (o 767,390.29 pesos).

Sin duda, todos hemos escuchado hablar del bitcoin o en su defecto hemos emprendido como expertos en las finanzas y economía en este mercado, pero para quienes aun no lo hacen les platico un poco de qué trata. Está surgieron con la finalidad de tener un mejor manejo en la web y, por supuesto, llevar a cabo transacciones en el mercado digital, pero a la vez ha alcanzado valores mucho más altos que cualquier moneda del globo terráqueo. Sin embargo, algunos países como China la siguen considerando ilegal para el comercio electrónico, siendo esa su principal finalidad.

Sin embargo, y pese a su traducción, el bitcoin o las criptomonedas no son reconocidos como dinero, o bien monedas, ya que el sistema financiero de cada país debe tener respaldado su dinero de acuerdo a su producción, como es el caso del dólar estadounidense, o por sus reservas. No obstante, el bitcoin no cuenta con ese respaldo, su valor se obtiene como la fijación de precios de la oferta y demanda, es decir, a medida que ha incrementado su uso ha alcanzado valores más altos.

En otras palabras, su valor es determinado por el mercado y aunado a ello se considera un bien limitado, es decir, no son de carácter infinito, siendo esta una cualidad que permite mantener precios altos y estos a su vez dan cierta pauta de exclusividad. Se considera que para el año 2140 ya no habrá más disponibles, con lo cual se estima que su tendencia de su valor pueda continuar a la alza.

No obstante el bitcoin es considerado una “moneda” descentralizada, es decir, no existe una autoridad económico-financiera responsable de su emisión, control o movimientos, es decir, no está regulado, lo cual nos augura ser partícipes de un mercado de alto riesgo, y ustedes como expertos en las finanzas saben que a mayor riesgo mayor ganancia, pero también mayores pueden ser las pérdidas.

Pese a que en su nombre incluye la palabra “moneda” o “coin”, no puede ser considero como tal, por lo que podríamos catalogarlo como “dinero” fiduciario, justo tal como en el juego de monopoly, donde el valor depende de su aceptación y de lo que nos permita comprar en el mercado. Es como si estuviéramos en un juego en línea donde acumulamos dinero, pero no lo tenemos de forma tangible, solo se acumula en un monedero virtual.

Ahora bien, sin importar la gran cantidad de beneficios que su uso puede traer consigo, hay que considerar diferentes factores que pueden perjudicar la economía de los países y también la de nuestros bolsillos.

Al no tener un sistema financiero que regule al bitcoin, este permite una acumulación de riqueza de forma acelerada; sin embargo, habría que analizar un mayor número de fenómenos como el pago de impuestos y su acumulación, su posible retiro y su posible uso con fines diferentes a los digitales. Por supuesto, habría que pensar por qué algunos países lo han considerado ilegal.

Algo queda claro: no son monedas ni dinero reconocido por las economías. El bitcoin tiene un comportamiento más como las acciones y los bonos, y cuando los mayores accionistas decidan retirarse de este mercado será inminente su colapso. Si has decidido invertir, deberás estar atento a su comportamiento y sobretodo a la especulación del mercado, ya que se ha destacado por tener altos niveles de crecimiento; no obstante su valor ha tenido grandes fluctuaciones por su alta volatilidad.

Sigo dejando esta pregunta al aire, ¿para ti es dinero real o representa el inicio de una economía digital donde abandonaremos el uso de papel y metales como billetes y monedas?

Nota del editor: Erendira Yaretni Mendoza Meza es licenciada en Economía, maestra en Gobierno y Desarrollo Regional por El Colegio del Estado de Hidalgo y doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Es profesora de la máxima casa de estudios de la entidad. Síguela en Twitter y/o en Facebook . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Expansión – Opinión

Sigue leyendo
Anuncio publicitario
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Opinión

La razón abortada

Actualizado: Guardar

Cuando Bibiana Aído, aquella vaporosa ministra del zapaterismo que se arregló la vida con su breve paso por La Moncloa, defendió por primera vez el aborto de las menores sin consentimiento usó un argumento inopinado: «Una joven puede ponerse tetas sin que sus padres lo sepan». Desde entonces nos han vendido como grandes avances sociales asuntos como la operación de cambio de sexo de niños de 12 años sin dictamen de un especialista ni aprobación de sus padres, entre otras piruetas. Para esta izquierda hueca, pegatinera y estabulada en los arquetipos del pensamiento supercalifragilístico, el desarrollo consiste en conceder derechos de manera irracional. Pero un derecho es el mayor bien que merecemos y, por tanto, debemos cuidarlo como se cuida un sagrario.

Fuente

Sigue leyendo

Opinión

‘Audios’ tengas y los ganes

Actualizado: Guardar

Hay de todo en las escuchas y grabaciones que el excomisario acumuló tras años y años de pegar la oreja, sin Pegasus ni gaitas, con pinchazos de toda la vida o con una grabadora de tres al cuarto de la Tienda del Espía. Nunca descuidó Villarejo la esfera judicial a la que ha dedicado parte de su fisgoneo, con el fin de saber lo que se cuece y tener cogidos por salva sea la parte a los protagonistas de las escuchas. Mítico, y casi fundacional de su fonoteca, es el «maricón» que la fiscal general dedicaba a Marlaska o el «éxito garantizado» con la que la propia Delgado reía la gracia del puticlub que montó el comisario para obtener «información vaginal» de los espiados.

Fuente

Sigue leyendo

Opinión

Irene Montero y mi mujer

Actualizado: Guardar

La persona a quien más admiro en este mundo es una mujer. Teresa es mi báculo, mi guía, mi motivo para luchar y para celebrar, mi alivio, mi refugio, mi aliento y la madre de mis hijos. Soy un hombre afortunado porque hace 26 años aceptó ser mi esposa. Salvo el nacimiento de Guzmán y Bosco, no recuerdo un día más feliz.

La admiro por su generosidad, sabiduría, sentido común, fortaleza, valentía, paciencia, compasión. Teresa es infinitamente mejor que yo y todo lo bueno que pueda tener se lo debo a ella. Es responsable de todos mis aciertos e inocente de todos mis errores. Es la única mujer de esta casa pero es la jefa. Se lo ha ganado, sus hijos y yo hemos sido lo suficientemente inteligentes para reconocer que nuestra vida es mucho mejor si nos dejamos guiar por ella.

Fuente

Sigue leyendo

Opinión

Lío a la gallega

Actualizado: Guardar

Feijóo ha tardado muy poco en meterse en el charco del debate territorial. Lo suyo sería llamarlo debate nacional, pero al gallego lo que le sale es cambiar el punto de vista y poner el foco no en lo que une, sino en lo que diferencia a una comunidad autónoma del conjunto de España. Su error ha sido triple. En primer lugar ha llevado a Cataluña un planteamiento que tal vez sea válido en Galicia, donde no ha hecho fortuna la bandera de la secesión, pero no en el epicentro del terremoto independentista. Lo que les dijo a los empresarios catalanes que ‘escoltaron’ con más entusiasmo que indiferencia la convocatoria del referéndum ilegal del 17-O fue, poco más o menos, que estaba dispuesto a rescatar la literalidad del artículo 2 de la Constitución, redactado por los constituyentes para distinguir a las tres nacionalidades históricas -esa fue la denominación que se les dio en el 78- de las catorce comunidades restantes.

Fuente

Sigue leyendo

Opinión

‘Nacionalidad’: palabra veneno

Actualizado: Guardar

En el bello volumen de ‘Aforismos’ de Auden y Kronenberger, topo con este pasaje de Hannah Arendt: «Hasta su declive en el siglo XX, el territorio del Estado-nación ofrecía a todas las clases un sustituto de la vivienda privada de la cual habían sido privadas las clases pobres». Clave trágica de nuestro siglo: el Estado como sucedáneo afectivo.

Un contemporáneo de Arendt, atrapado en la Alemania nazi, Victor Klemperer, diseccionará ese infierno que trueca a la nación en monstruo cálido con coste cero. Convertir en corteses asesinos a gentes hasta entonces civilizadas, es un proyecto que exige inventar una lengua que fije el canon de valores a insertar en las mentes de todo hablante: esos valores, entonces, no podrán ya ser cuestionados.

Fuente

Sigue leyendo

Opinión

Catarí que te vi

Actualizado: Guardar

Tic tac, tic tac… Sabe que su tiempo se está agotando -al mismo compás que la paciencia de los españoles, o casi porque esta está bajo cero ya- pero hará lo que haga falta por aguantar pegado a la poltrona. ¡Faltaría! Y tirando de contactos regios -que para estas cosas sí, el Rey le viene que ni pintado- puso en marcha la maquinaria diplomática para recibir con todos los honores, gastos y fastos, al emir catarí… ¡que te vi! «Bienvenido Mister Marshall II» que diría aquel y… ¡que corra el vino! (‘ups’ no, perdón, el zumo de naranja). Así, el presidente prestidigitador -sí, ese, Sánchez, de nombre Pedro, o Antonio, no sé, da igual- trataba de ligarse a Tamim bin Hamad Al Thani para hacerle la envolvente y arrancarle de paso algún titular para seguir tirando a base de propaganda.

Fuente

Sigue leyendo

Opinión

HOMO SENTI: Sentirse humano

Pareciera ser que la educación es un servicio al cual se busca tener un asiento en primera fila de espectáculo al que no se quiere asistir.

Desde la voz del estudiante se escuchan comentarios que evaden el problema echando culpas al sistema educativo. Por una parte, se escucha: faltan recursos económicos, los espacios escolares parecen de la edad media, el maestro no me entretiene, la profesora es aburrida, todo es puro rollo con yara yara show, la plataforma no es atractiva, el documento es largo, el conocimiento ya no aplica y lo que me enseñan no sirve para la vida.

Por la otra, los mentores y consejeros educativos comentan: es espantoso el nivel de desconexión y bajo compromiso de los educandos, se describe a las alumnas como: cansadas, sobrepasadas, exhaustas. En los grupos de maestros se comenta la gran lucha que hacen los jóvenes para focalizar su atención en las tareas tanto dentro como fuera de clase.

Parece que los elementos sociales como: conflictos geopolíticos, recuperación de la pandemia, problemas económicos y exceso de información basura está consumiendo la capacidad útil del procesador neuronal que permite el aprendizaje. ¿Qué hacer en esta situación de pesimismo que puede llevar a un fatalismo?

Lo primero que se debe de tomar conciencia es de la propia humanidad. El ser humano tiene intereses, afectos, conocimientos, confía, cree y con esto se alinea en los valores que considera comunes. Los niños buscan guía en los adultos. Los adolescentes en sus compañeras o amigos. Los adultos en expertos o gurús que aparecen.

Cuando una persona es capaz con su testimonio de vida demostrar los valores que tiene, genera credibilidad. Los integrantes de una familia o grupo social que la tienen inspiran confianza. Las transacciones humanas desde una venta, consejo, atención médica, selección de una universidad se ejecutan por esa confianza en quien lo comunica.

Esto lleva a una profundización en conocimiento y afecto, inteligencia lógica y emocional, que deriva en un interés. El hecho real es que hoy nadie cree en que la educación es la salvación a los problemas. Por lo mismo existe desconfianza en esa bestia desconocida que es el sistema educativo y se le critica o desea modificar con sustentos frágiles que complican más el creer en ella.

Los principios humanos y psicológicos que llevan a apoyar una visión o propuesta de un futuro cercano mejor son simples. Nadie cree en quien no confía. Nadie confía en quien no conoce. Nadie conoce a quien no quiere. Y la querencia surge de un interés.

Lo segundo en lo que hoy se debe actuar es en alinear valores, credibilidad, confianza, conocimiento, afecto, interés en la capacidad de apoyar desde las aulas universitarias, físicas o virtuales, a impulsar un individuo a la vez el que cada quien busque crecer a su mejor versión. El cambio no vendrá del cielo o por una vacuna de esperanza.

Es necesario que cada uno descubra el propio potencial y busque en familia, con amigos y en su entorno cómo cambiar la propia historia. Buscar un desarrollo académico, impulsar un incremento en la capacidad profesional, evolucionar al máximo el talento. Al ver personas que con su testimonio dicen más que con sus palabras se empieza a gestar grupos de atracción que generan un cambio.

Tercero, al saber que la capacidad sensible del ser humano lleva a generar percepciones y estas se convierten en diálogo e historias. Es clave el generar historias como hechos que se ven a los ojos de las emociones. Las sensaciones y emociones son las que impulsan la actividad neurológica y cerebral a tomar las decisiones de vida. Muchas veces, sin información u omitiendo la misma.

En los tiempos contemporáneos es esencial reescribir las historias de encierro, desconexión, aislamiento y fracaso. Cada padre de familia, educador y líder desde su espacio social requiere recontar la historia de éxito que se escribe día a día. El futuro se construye en el breve instante que es el presente. Si este se encadena con sentido de vida, esperanza, crecimiento, esfuerzo personal y apoyo común se logra una mejor persona, un mejor ambiente y una mejor sociedad.

Es momento de iniciar a crear la propia historia de éxito en cada estudiante y universitario. Establecer qué talentos y cualidades se tienen para poder mejorarlas día a día en un plan personal de crecimiento. Interesarse por sí mismo para quererse. Quererse en lo biológico, psicológico, intelectual, emocional para conocerse. Conocerse para confiar en sí mismo. Confiar en sí mismo y creer que se puede cambiar la propia historia… hoy mismo.

Nota del editor: Rafael Campos Hernández es Rector Institucional de Aliat Universidades. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Expansión – Opinión

Sigue leyendo

Opinión

El valor de los informes de sostenibilidad

En consecuencia, esto ha permitido que, al haber una mayor cantidad de información pública del desempeño “no financiero” (en donde entran los temas de responsabilidad social y sostenibilidad) del sector privado, también se hayan desarrollado servicios de evaluación, calificación o rankeo de empresas con base en diversas metodologías, para ser tomadas en cuenta en las decisiones de inversionistas y diversas instituciones financieras, para quienes les agrega valor invertir en este tipo de empresas o hacer negocios con ellas, como parte de su compromiso con principios e iniciativas de inversión socialmente responsable.

Pero no se trata de publicar información sólo por publicarla, ni de tener compendios de datos y gráficas sin el más mínimo análisis, ni tampoco de documentos larguísimos que nadie leerá, sino de un ejercicio estratégico y de gestión de la información, que le permita a la empresa enfocarse en la medición y comunicación de los temas más relevantes o significativos para ésta y para sus grupos de interés a los que busque dirigirse.

Una herramienta que puede ayudar en este sentido es el llamado análisis o estudio de materialidad, el cual permite identificar y priorizar los temas de sostenibilidad que le son materiales, es decir aquellos en donde sus operaciones, productos o servicios generan los mayores impactos, no sólo desde el punto de vista de la empresa, sino también de sus principales grupos de interés.

Así, por ejemplo, para una empresa de bebidas, entre sus temas materiales estarían trabajar en torno al uso y conservación del agua y en el reciclaje de sus envases de plástico, por los impactos que sus productos generan en las comunidades y el medio ambiente.

Este estudio también podría realizarse desde el enfoque financiero, es decir, analizando los impactos, riesgos y oportunidades que tienen los temas de sostenibilidad en el desempeño futuro del negocio (por ejemplo, cómo impacta el cambio climático la disponibilidad de sus insumos o qué oportunidades de negocio puede tener al adoptar un modelo de producción circular); e incluso se pueden combinar ambos enfoques para abarcar una doble materialidad que considere la interdependencia que comúnmente se observa entre el desempeño de responsabilidad social y el desempeño financiero de cualquier organización.

De esta manera, la empresa se puede enfocar a gestionar de mejor manera un menor número de temas, considerados como los más importantes por sus características y contexto, evitando distraerse o dedicando tiempo y recursos a otros muchos temas irrelevantes o donde sus acciones realmente no impactan significativamente.

Por ejemplo, para una empresa del sector de alimentos, es poco relevante que reporte que no contrata a menores de edad en sus oficinas corporativas, ya que es lo que de manera obvia se esperaría, pero sí sería muy relevante que reporte sus objetivos, metas, acciones y avances para abordar el tema del trabajo infantil, ya sea con sus proveedores o directamente en el campo, donde sí existe el riesgo de que haya menores de edad involucrados como parte de su cadena de suministro.

Por ello la elaboración de informes de sostenibilidad se considera ya una herramienta valiosa para la gestión de la responsabilidad social de una empresa con un enfoque estratégico orientado a la transparencia y rendición de cuentas ante los grupos de interés, como resultado de una reflexión y análisis de la interrelación que existe entre sostenibilidad y permanencia en el mercado a largo plazo.

De ahí, el surgimiento de los informes integrados, que incorporan en un solo documento el informe anual o financiero con el de sostenibilidad, permitiendo presentar un panorama más completo del desempeño de la organización.

Nota del editor: Jorge Reyes Iturbide es especialista en responsabilidad social empresarial y desarrollo sostenible y desde hace 17 años ha trabajado para diversas empresas y organismos nacionales e internacionales en proyectos de investigación, consultoría, desarrollo de estándares y educación ejecutiva en la materia. Actualmente es Director del Centro IDEARSE de la Universidad Anáhuac México. Síguelo en Twitter y LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Expansión – Opinión

Sigue leyendo

Opinión

Ilusión pato-conejo

Actualizado: Guardar

Tras haber invocado la nacionalidad catalana, Núñez Feijóo sale ahora a corregir a Elías Bendodo y su «Estado plurinacional». Estas son las cosas del artículo 2 de la Constitución, ‘la que entre todos’, que según se coja de un sitio o de otro es una cosa o la contraria: hay una nación española y de repente… hay nacionalidades.

Es como esos dibujos en los que se pueden ver dos imágenes: la mujer anciana que mirada de otra forma es una joven, la copa de Rubin que deja de ser copa y se convierte en dos caras contrapuestas, o la ilusión pato-conejo, en la que se ve a un simpático conejo o bien el pico de un pato. Son ilusiones ópticas, figuras tan ambiguas que permiten la percepción multiestable, esa sensación de pasar de una interpretación a la otra como saltando: ahora pato, ahora conejo…

Fuente

Sigue leyendo
A %d blogueros les gusta esto: