Conéctate con nosotros

Deportes

“El Madrid no tiene derecho a estar en la final”

El Manchester City estuvo en la final de la Champions desde el 1-0 de la ida del Etihad, a los 90 segundos, hasta el 2-1 de Rodrygo en el 90′. Prácticamente dos partidos completos. En el minuto 89, en ‘Canal +’ daba a los blancos un 1% de opciones de personarse en París ante el Liverpool. No fue suficiente ese 99% para que los de Guardiola dejaran en la cuneta a un Madrid que ha elevado el ’90 minuti en el Bernabéu son molto longo’ a su máxima expresión. ADN, espíritu, magia o mística han sido las palabras encontradas para explicarlo. Aunque no todo el mundo considera justo lo ocurrido. Peter Schmeichel, legendario exportero del United, reivindicó la, en su opinión, injusticia en los micrófonos de CBS Sport.

Escudo/Bandera Real Madrid

“El Real Madrid no tiene derecho de estar en la final. Fueron el peor equipo claramente durante los dos partidos. La primera ocasión fue el primer gol, en el 90′; el segundo gol fue la segunda ocasión y el tercer tanto fue la tercera oportunidad en que tiraron a puerta”, afirmó el danés, contundente. “El Manchester City tuvo el control total, pero es eso de lo que hablamos, el estadio puede ser su jugador número 12. Cuando empezó la segunda parte, esa ocasión (de Vinicius) a los ocho segundos incendió el lugar y fue algo increíble”, añadió.

“Pensaba que el Madrid se clasificaría para la final después de lo ocurrido en Inglaterra, pero su juego fue muy pobre. Solamente en el partido contra el Chelsea lo hicieron bien. No entiendo al fútbol. Nunca se debe dudar de los jugadores de este equipo. Siempre se dice que la experiencia es muy importante en esta competición, pero ellos demostraron corazón, deseo. Estos jugadores ya han estado en situaciones así, lo han visto otras veces. El hecho de que tantos hayan ganado la Champions varias veces hace que no les entre el miedo en ningún momento. (…) Confían unos en otros, en el entrenador… Ha sido una locura”, completó un Schmeichel que vivió una situación similar en 1999. Su United remontó en el Camp Nou al Bayern en unos minutos finales de locura que hizo que los Diablos Rojos se hicieran con la Orejona. Un frenesí similar al vivido en el Bernabeú.

Eder Sarabia, al lado de Schmeichel

No fue el danés el único personaje público en posicionarse de esta manera. Eder Sarabia, técnico del Andorra de Piqué y exsegundo entrenador de Quique Setién en el Barça, tiene una línea de pensamiento similar. Hablando del juego, es una eliminatoria de 5 goles, mínimo, de diferencia”, publicó en su cuenta personal de Twitter. “Exacto. Porque el fútbol son muchas más cosas que solo el juego. Muchas de las cuales el Madrid maneja mejor que nadie”, respondió a un usuario poco después, tras darle este la réplica a su tuit anterior.

Fuente

Sigue leyendo
Anuncio publicitario
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Deportes

Bigas: “Le pongo un notable a la temporada del equipo”

El Elche todavía está disfrutando la permanencia. Es momento de ponerle nota a la temporada franjiverde. La solvencia con la que se logró la salvación ha dejado muy buen sabor de boca en el vestuario franjiverde. “Hemos conseguido lo que nos piden que hagamos al principio de la temporada. Siempre se puede hacer mejor, pero conseguir la permanencia a falta de varias jornadas no es fácil. Yo le pongo un notable”, comentó Pedro Bigas.

Escudo/Bandera Elche

El zaguero espera ponerle la guinda este domingo ante el Getafe. Después del partido, habrá celebración con los aficionados en el Martínez Valero. “La salvación es una cosa de todos y qué mejor momento que al acabar la temporada. Es un buen gesto que la gente agradecerá seguro y si podemos acompañarlo de una victoria, mejor”, señaló Bigas.

El mallorquín espera ahora lograr el récord de puntos del Elche en Primera. Es una de las prioridades a partir de ahora. “Tenemos que pensar en sumar lo máximo posible y en dar una buena imagen en casa para seguir haciendo historia”, indicó el central.

Por último, Bigas apuntó a la renovación de Francisco. El central cuenta con el respaldo de todos. También del vestuario. “Con el anterior técnico el equipo no estaba como debía estar, pero no fue cosa de él, sino de todos. Francisco nos hizo creer en lo que trabajamos y no nos ha dejado relajarnos ni un minuto”, sentenció Bigas.
Fuente

Sigue leyendo

Deportes

Koundé, golpe de efecto del Chelsea

Primeras consecuencias para Arteta por quedarse sin Champions

El Arsenal, que hace unas semanas era el gran favorito a hacerse con la cuarta plaza en la Premier, ve ahora cómo sus opciones de ir a Champions se han difuminado prácticamente. Las derrotas contra el Tottenham, su rival directo por esa posición, y el Newcastle han dejado a los ‘gunners’ pendientes en la última jornada de un milagro en forma de derrota de los Spurs ante el colista, descendido desde hace semanas. Este intento fallido de ir a la máxima competición continental no solo tiene consecuencias deportivas, sino también económicas.

Quedarse fuera de Europa las dos últimas campañas y dejar marchar a varios jugadores importantes gratis han dejado tocadas las cuentas del Arsenal. Según la prensa inglesa, Arteta está detrás de futbolistas como Marquinhos, Osimhen, Pepe y Gabriel Jesús, pero para firmarlos tiene que hacer ventas importantes. Según Mirror, una de ellas podría ser la de Gabriel Magalhaes. El central brasileño es un pilar en la defensa ‘gunner’ y nadie habría esperado su marcha, pero en las últimas semanas el Arsenal se ha abierto a esta posibilidad por la necesidad de liquidez para afrontar fichajes.

Según informa Tuttosport, la Juventus sería uno de los equipos más interesados en hacerse con él, ya que le ve como el sustituto ideal de Chiellini, y está convenciendo lentamente al club londinense para que acepte traspasarlo. La vuelta de Saliba tras su prolífica cesión en el Marsella paliaría la pérdida de una pieza clave en la zaga ‘gunner’.
Fuente

Sigue leyendo

Deportes

Lunin: entre dos decisiones

Ha sido tal la dictadura de Courtois, que el Madrid se ha pasado varios años sin saber a ciencia cierta si tenía portero suplente. Pero la duda, al filo de lo perpetuo, quedó resuelta: sí, lo tiene… Y de quilates. Lunin aguardó su oportunidad trabajando en silencio y cuando la recibió, demostró tener tablas. El último capítulo fue en el Nuevo Mirandilla, donde se convirtió en la peor pesadilla de un Cádiz protagonista de tramos asedio. Ancelotti anunció en la rueda de prensa que, al igual que en el derbi, repetiría titularidad. Y su confianza fue tal que directamente dejó a Courtois en Madrid, llevándose al ucraniano, a Fuidias (habitual titular del Castilla) y Diego Piñeiro (juvenil A).

13

En su segunda participación liguera esta temporada dejó unos números brillantes. El Cádiz le puso a prueba hasta siete veces: un gol, cuatro balones despejados y dos, blocados. Y el tanto fue de todo menos su culpa, pues el derechazo de Sobrino tocó en la espalda de Militao, dibujando una parábola diábola que golpeó en el larguero y entró con suspense. Totalmente imparable. Su rostro reflejó impotencia, pues precisamente la tarea que le sigue quedando pendiente es dejar una portería a cero: ha encajado en el 100% de los partidos que ha disputado con el Madrid. Esta vez volvió a hacer todo lo posible, pero no le sonrió la suerte.

Sí en el penalti detenido a Negredo, donde acertó lanzándose a su izquierda y metiendo una mano dificilísima para detener el misil por bajo. Un paradón que dejó helado al Nuevo Mirandilla, a Negredo y al propio Sergio González, que se mostró incrédulo en zona mixta: “Es el primer penalti que nos pitan en toda la temporada y si no lo metemos…”. Cometió sólo una falta, precisamente la pena máxima que luego enmendó. Con los pies también demostró ser un portero notable: tuvo un 74% de acierto, una cifra muy alta teniendo en cuenta que los saques de puerta en largo muchas veces no se ganan y eso le penaliza. Sólo se quitó el balón de encima una vez, intentando salir jugando en todas las demás ocasiones.

Lunin detiene el penalti a Negredo que habría supuesto el 2-1.

Desde el vestuario se aplaude públicamente su profesionalidad y rendimiento. Nacho, al ser preguntado a pie de campo, fue rotundo: “Ha hecho un partidazo, con paradas decisivas como el penalti. Para haber jugado tan poco, ha hecho un gran partido“. También se sumó su compañero en el pulso por la titularidad, Courtois, que al estar en Madrid descansando, tiró de sus propias redes sociales para mandarle un mensaje: “¡Gran partido, Lunin!”. El ucraniano es consciente de que el nivel de Thiabut a día de hoy es incontestable, pero acata su rol de relevo con pericia. Nunca ha puesto una mala cara, nunca ha dicho una mala palabra. Y eso de puertas para adentro se aplaude.

1.416 días esperando

El 22 de junio de 2018 el Real Madrid hizo oficial su fichaje procedente del Zorya, un traspaso con un coste cercano a los nueve millones de euros. Y hasta el 8 de mayo de 2022, día del derbi en el Metropolitano, no recibió la oportunidad de debutar en Liga de blanco. 1.416 días y tres cesiones después. En 2018, tras la salida de Kiko Casilla, aterrizó en Madrid junto a Courtois y el club decidió prestarlo al Leganés, donde pese a ser suplente de Cuéllar, llegó a jugar cinco partidos de Liga; uno, en el Metropolitano (derrota por 1-0).

La temporada siguiente, 2019-20, salió cedido al Valladolid, una cesión cancelada de manera precipitada ante la falta de minutos y oportunidades. No llegó a disputar ni un minuto de Liga con el Pucela, limitándose a los dos cruces de Copa (Tolosa y Marbella). Así que el Madrid lo reenvió a Oviedo, donde se hizo titularísimo, jugando todos los partidos desde la jornada 23. La temporada pasada regresó al Madrid y desde entonces, se ha asentado como segundo guardián. En el derbi debutó en Liga y en Cádiz, repitió.

Lunin, durante el partido en el Nuevo Mirandilla (1-1).

Sin porterías a cero

Porque como se ha señalado, esa sigue siendo su tarea pendiente. En estos cuatro años sólo ha disputado tres de Copa -de los cuales dos fueron en Alcoy- y los dos recientes de Liga. La primera vez vio como caían eliminados a las primeras de cambio en la prórroga (2-1); la segunda, ya esta temporada, vivió la vendetta (1-3); y en la siguiente ronda, una eliminatoria taquicárdica en Elche (1-2). En todos ellos encajó. Y después, tanto en el Metropolitano (1-0) como en la Tacita (1-1), más de la misma amargura. Ha disputado 510 minutos con el Real Madrid y ha encajado seis goles (uno cada 85′). A expensas de quitarse esa espinita, al menos de momento ya ha escapado del ostracismo. Lunin ha jugado y ha demostrado que vale. Que si Courtois algún día se constipa, hay portero.

Un dilema de futuro

Pero tras sus recientes apariciones, se le ha abierto una disyuntiva. Acaba contrato en 2024 y debe decidir qué quiere hacer con su carrera. Una opción sería quedarse en el Madrid, donde salvo giro mayúsculo de los acontecimientos sería suplente; se pasaría la vida en un banquillo, jugando algunos partidos de Copa y a cuentagotas, otros de Liga. El plan alternativo sería salir del conjunto blanco y seguir su trayectoria en algún lado donde pueda ser titular. De escoger este camino, los plazos se acortarían, pues el club debería buscarle un traspaso en 2023, un año antes de que salga gratis. Lunin debe decidir.
Fuente

Sigue leyendo

Deportes

Laporta pone fin a los fichajes “súper tops’

Llegó puntual. Muy puntual. Incluso aguardó en el coche, situado en plena Diagonal barcelonesa, atendiendo uno de los dos teléfonos móviles que le iban de mano en mano. Vestido iba Joan Laporta de azul oscuro (pantalón, camisa, americana) y sin corbata alguna se presentó este martes en el estudio de Catalunya Ràdio para poner nota a una temporada (“es un aprobado justito y poco más, queremos más”) en la que el Barça no ha competido ni por los títulos.

Tampoco puede competir el Barça con los grandes fichajes, tipo Haaland, que ya se ha comprometido con el Manchester City de Pep Guardiola, ni tampoco por traerse a Mbappé, que aún no ha anunciado si continúa en el Paris SG o emprende la aventura del Madrid. “Ni qué tuviésemos dinero para hacerlo lo haríamos”, ha dicho el presidente.

“Mbappé pide 40 0 50 millones de euros netos, son jugadores súper tops. Y después ni uno ni otro ganan Champions”

Laporta, presidente del Barça

El club azulgrana ha entrado en una obligada política de austeridad después de gastar más de 350 millones en solo tres jugadores (Dembélé, que está más lejos que dentro del Camp Nou, Coutinho, ya vendido al Aston Villa, y Griezmann, cedido al Atlético), lo que ha lastrado su planificación deportiva y económica.

“Mbappé pide 40 0 50 millones de euros netos, son jugadores súper tops. Y después ni uno ni otro ganan Champions”, ha dicho en referencia al francés y al noruego al que no citó por su nombre.

“Hablar de sueldos de 25, 30 o 40 millones netos no lo haremos porque distorsiona el gasto y la estructura salarial, más allá de los contratos heredados”, ha indicado el dirigente azulgrana.

 “Con Xavi ha habido una recuperación en el juego y hubo un momento mágico, el 0-4 del Bernabéu, y estábamos comenzando a resurgir, pero se lesionaron jugadores importantes”, reveló el presidente, citando a Pedri y Piqué, además de asumir que “no hay una plantilla consolidada por lo que existen ciertos desequilibrios”.

Sin dinero, de momento, para la revolución

El Barça necesita una revolución deportiva. Pero todo está supeditado, como admitió hace días el propio Xavi, al dinero. Laporta piensa igual, aunque mantuviera su mensaje ambicioso. Pero con un sentido mucho más pragmático.

Ni se detuvo en nombres como el de Lewandowski, imprescindible para que Xavi tenga el goleador que requiere. “Dejemos trabajar a la dirección de fútbol y la secretaría técnica. Pero tenemos que activar algunas de las opciones para sanear la situación económica del club”, añadió el dirigente.

La vía CVC

“Esa es la prioridad. Y si se hace algunas de las cosas habríamos saneado todo o en parte la situación del club”, indicó Laporta, asumiendo la necesidad de ejecutar una profunda remodelación en la plantilla. Pero insistiendo, una y otra vez, en que “la prioridad es la economía”. En ese sentido, el Barça trabaja “con una serie de opciones, que si ejecutamos una o dos nos permitirá tener fair play cash”.

Se refería el presidente, sobre todo, al acuerdo con CVC, algo del que renegaba durante la campaña electoral hace año y medio y ahora es, en cambio, el factor que le puede permitir equilibrar las cuentas del club, “con un patrimonio negativo de 500 millones”.

“La masa salarial muy elevada no se acaba hasta finales de la temporada que viene”

Laporta, presidente del Barça

Teniendo en cuenta, además, que la “masa salarial muy elevada no se acaba hasta finales de la temporada que viene”. De ahí que resulte imprescindible activar algunas de esas “palancas” para tener liquidez y recursos en la regeneración de la plantilla. “Tenemos muchas, hay que activar la que más nos conviene. Hay seis interesadas en Barça Studios”, reveló el presidente, asumiendo que se están poniendo en venta el “10% de los derechos de televisión” del club en los próximos 50 años.

 “La propia operación con CVC garantiza el fair play, combinada con otras palancas”, subrayó Laporta, aguardando, eso sí, a que “esperen a que se ajusten a nuestras contrapuestas”, matizando que “antes era el 100% de los derechos de televisión y ahora es solo el 10%, aunque es como una manta corta y ninguna es perfecta, por lo que debemos escoger la que más nos interese”.

“Una empresa familiar”

Además, Laporta defendió la necesidad de gestionar el Barça como si fuera “una empresa familiar”, con plenos poderes ejecutivos para él tras la renuncia de Ferran Reverter como CEO. “En los momentos de crisis hay que cerrar filas. Y los conocimientos que tenemos del Barça son muy útiles en momentos de máxima dificultad”, insistió el dirigente, quien ha diseñado “una estructura” de poder “menos piramidal y más transversal donde todos me reportan a mí. Lo he hecho para acelerar el saneamiento del club y lo seguiremos llevando como una empresa familiar”.

Noticias relacionadas

El presidente no ha dado pistas sobre los planes deportivos de Xavi. No ha querido decir el número de jugadores que causarán baja este verano, aunque sí ha confirmado una comida ayer en Barcelona con dirigentes del Valencia para analizar el futuro de Soler y Gayà, dos jugadores que interesan a Xavi.

Pero todo depende del dinero que pueda encontrar para complacer al técnico. De momento, ni siquiera ha podido asegurar, como pedía el entrenador, la continuidad de Dembélé. “Se quiere quedar, pero está tentado por otras opciones. Si no se queda, no pasa nada. Reforzaremos esta posición como debe ser”, argumentó Laporta, quien aún busca la palanca decisiva para que el nuevo Barça se ponga ya en marcha. 

Fuente

Sigue leyendo

Deportes

Un tridente descomunal

A Santiago Bernabéu, histórico mandatario del club que presidió exitosamente el Real Madrid de 1943 a 1978, le gustaba argumentar que lo mejor era fichar jugadores “que pusiesen en pie el Bernabéu”. Por eso contrató en el año 1962 a Amancio Amaro, procedente del Deportivo de La Coruña, al ser un extremo diabólico que en carrera volvía locos a todos sus rivales. En 1977 repitió experiencia con Juanito, convirtiéndose el genio de Fuengirola en un jugador icónico e irrepetible para la afición madridista.

Pues Florentino Pérez ha cogido ese legado. Ya lo hizo con los Galácticos al llegar a la Presidencia en el año 2000, fichando consecutivamente a Figo, Zidane, Ronaldo y Beckham, generando un entusiasmo y un impacto universal que ha quedado para el recuerdo. Con el fichaje de Kylian Mbappé se va a reeditar ese deseo de mostrar ante el mundo el poder de seducción de la camiseta blanca (que está arrasando en ventas desde que el club puso a la venta el lunes la nueva equipación de la próxima temporada, la pensada para el crack francés). Mbappé es el único que puede lograr lo que ya consiguiese Cristiano Ronaldo en su presentación el 6 de julio de 2009: llenar hasta los topes el Bernabéu.

Escudo/Bandera Real Madrid

La afición blanca bate palmas con las orejas solo de imaginar un tridente de ataque con Mbappé, Benzema y Vinicius. De hecho, los números de los tres en lo que va de temporada aventuran unos años de riqueza goleadora y mucho espectáculo. Basta repasar lo que han hecho los tres hasta la fecha, logrando superan el centenar de goles. La cuenta sale de sumar los 44 goles conseguidos por Benzema (ganará el Balón de Oro si reina la cordura y el sentido de la justicia), los 36 goles de Mbappé en el PSG (el francés se ha impuesto claramente a Messi y Neymar) y los 21 de Vinicius, que ha completado su mejor curso ante las porterías rivales y derribando el único muro que le separaba del reconocimiento tanto de la afición blanca como de la crítica periodística.

Entre los tres han sumado 101 goles, que aumentarán el registro si valoramos que a Karim y Vini les faltan dos partidos por jugar (este viernes ante el Betis en el Bernabéu, siendo seguro que serán titulares, y el día 28 en la final de la Champions en París ante el Liverpool). Y Kylian también podrá aumentar su cuenta particular el sábado, en el que será su último partido con el PSG al cerrar la Ligue1 en El Parque de los Príncipes ante el Metz. Conclusión: con la llegada de Mbappé el Madrid tendrá un tridente que garantiza un mínimo de 100 goles. Brutal.

Números del futuro tridente blanco esta temporada

JugadorGolesAsistenciasPartidos
Mbappé362645
Benzema441544
Vinicius211650

En el capítulo de las asistencias tampoco se quedan atrás. El futuro galáctico ha firmado esta temporada en el PSG nada menos que 26 asistencias, mientras que Vinicius ha llegado a las 16 y Benzema a 15. En total, entre los tres acumulan 57 asistencias. Eso significa que este tridente mágico aventura una influencia ante la portería rival de en torno a los 160 goles, entre los metidos y los dados.

Contratos

Además, este trío puede encumbrarse todavía más en el Mundial de Qatar. Mbappé y Benzema lideran a esa Selección Francesa que es la gran favorita para alzarse con el título en Doha el 18 de diciembre, mientras que Vini ha ganado la batalla con Neymar para la titularidad y puede ser la gran revelación del Brasil de Tite en la cita qatarí. Si los tres hacen un gran Mundial su cotización se dispararía aún más, pero el Madrid tendría la tranquilidad de tenerlos bien amarrados. Kylian (23 años) va a firmar hasta 2027; Vini (21 años) va a renovar su contrato también hasta 2027; y Karim, que tiene 34 años y acaba el 30 de junio de 2023, tendrá del club el ofrecimiento para seguir una temporada más. “Y así hasta que él quiera”, como confirman a AS en la planta noble del club. El momento se acerca y la afición se come las uñas imaginando el espectáculo garantizado que disfrutarán en el nuevo y modernizado Bernabéu con este trío de estrellas. Más de 100 goles por temporada. La fiesta continúa.
Fuente

Sigue leyendo

Deportes

“El ‘big data’ falla, yo fiché un gran jugador y lo vendí”

En el paseo del río Mersey, frente a cuatro estatuas de los Beatles, hay un club social del Liverpool FC. Su fachada la presiden dos vinilos, uno con la imagen de Jürgen Klopp, levantando la Champions de 2019, otro con la de Rafa Benítez y Steven Gerard, ofreciendo en Anfield la que ganaron en 2004. Rafa Benítez (Madrid, 1960) abre a AS las puertas de su mansión victoriana en West Kirby, cerca de Liverpool, para hablar de fútbol en general y de la final de Champions en particular. Allí, con la costa de Galés viéndose desde las ventanas del salón (“¿Entiendes por qué fui primero a ver a Bale?”), el madrileño reflexiona con la pausa del descanso del guerrero.

¿Qué tiene Liverpool que sigue viviendo aquí?

Hay una relación de amor muy fuerte. A Liverpool llegamos en un momento profesional muy bueno. Ganamos la Champions, la más espectacular de la historia, y la gente se portó muy bien con nosotros. Mis hijas crecieron aquí y vuelves porque es un lugar en el que tu familia está a gusto, la gente te acoge, te aprecia. El éxito nos hizo tener conexión con la ciudad.

Mientras espera otro banquillo (en enero salió del Everton), ¿cómo es su día a día?

Por la mañana veo vídeos. Ahora estoy analizando la salida de juego desde atrás. Todos los equipos juegan en corto, arriesgando mucho el balón. Preparamos vídeos que después mostrarás a tus futbolistas. Dedico mucho tiempo a hablar con gente del fútbol, a ver partidos por la tarde y a estar con la familia.

Vamos, una rutina.

No es una rutina porque tienes libertad para cambiar la agenda. Pero siempre hay que actualizarse. Ahora con el big data tienes que estar constantemente actualizado. Aquí hay un profesor matemático de universidad que utiliza mucho el big data. Me reúno mucho con él para saber qué cosas me puede aportar y qué cosas le puedo aportar yo. Los números necesitan un experto para leerlos y ese experto suele ser un entrenador. Ellos te dan números y tú con tu experiencia los interpretas y valoras. Por ejemplo, se habla de posesión, pero cambia mucho si es en tu campo o en el del rival.

“Ahora soy mejor entrenador de lo que lo era hace 20 años”

Almacenar datos lo lleva haciendo toda su carrera.

Empecé hace 35 años con un Commodore 64. Recuerdo que cuando estaba en las categorías inferiores del Real Madrid, mi equipo había marcado 117 goles y había encajado solo 19. Y alguien me dijo: “El ordenador no mete goles”. Lo sé, pero ayuda a manejar la información. La tecnología tienes que usarla para sacar conclusiones, pero la experiencia es la que te ayuda a tomar decisiones y cometer menos errores.

¿Se puede fichar a un jugador por el big data?

Sí, se fichan muchos, pero se equivocan en muchos también, porque hay factores externos que los números no controlan. Yo fiché a un gran jugador para el Liverpool, un delantero centro. Sus características y estadísticas eran perfectas… pero su mujer no se adaptó y a los seis meses hubo que venderlo. Con los números en la mano, no fue un error ficharlo, pero el entorno familiar le afectó.

¿En qué ha cambiado el fútbol desde sus inicios?

Han cambiado reglas, sobre todo las que afectan a los porteros, y eso lo ha cambiado. Históricamente los jugadores que menos manejo de balón tenían eran los porteros y uno de los centrales. Había un central que podía ser medio libre, que manejaba el balón, y otro agresivo. Ahora hay que jugar desde atrás y los que más juegan el balón son los porteros y los centrales. Ves errores increíbles en la salida que suponen pérdidas de millones a los clubes. Y todo porque está de moda jugar desde atrás. La experiencia y el análisis te hace valorar cuándo hay que jugar desde atrás, cuando hay que presionar, esperar… la clave está en saber qué herramientas tienes, qué futbolistas están a tus órdenes.

“El Liverpool es agresivo, querrá imponer su calidad en intensidad”

¿Qué es para usted jugar bien?

Jugar bien significa hacerlo lo mejor posible para ganar con las herramientas que tienes. Y también depende de la cultura de cada sitio. Cuando estaba Pellegrino conmigo en Liverpool, me decía que cuando sus hijos iban a jugar un partido, en el calentamiento, les ponían a sacar córners y saques de banda. En España se hacen rondos, pases, se juega el balón desde el suelo… La obsesión por la posesión no tiene sentido, porque para eso necesitas muchísima calidad, desde el portero hasta el delantero, y eso lo tienen pocos equipos. Mi ídolo era Beckenbauer, que tenía una salida de balón espectacular. ¿Puedes replicar lo que hacen los mejores? A nivel individual es muy difícil, por eso tienes que intentar contrarrestarlo con el colectivo. No se puede querer jugar siempre desde atrás y perder partidos, eso es una tontería. He visto partidos de Champions en los que el portero se la pasa al central, éste al lateral y se pone a jugar en el banderín de su córner. Yo no quiero dar 17 pases en mi defensa, porque de ahí no va a salir nada. Ahí te sirven las estadísticas, porque un alto porcentaje de esas jugadas terminan en nada.

¿Hay mucho radical del estilo?

La gente habla de sistemas y luego de modelo de juego. Los sistemas los vas adaptando. Puedes jugar un 4-2-3-1 que se convierte en un 4-4-2. Pero puedes jugar más alto o más bajo. Los sistemas condicionan relativamente, lo que condiciona es la propuesta. Yo he visto finales de Champions en las que un equipo ha disparado a puerta 29 veces y el rival una y ha ganado. Los aficionados no se acuerdan de eso. Yo lo he hablado con algún jugador que me decía: “Qué final más fea ganamos, ¿pero quién se acuerda?”. Pero tampoco se puede caer en el resultadismo, porque eso es otro error. Todas las obsesiones por jugar de una manera o de otra y lo demás no vale es un error clarísimo de concepto y análisis. En el fútbol puedes llegar al triunfo de muchas maneras. Lo que hay que tratar es de exprimir al máximo tus herramientas, crear automatismos, porque así es cómo jugarás bien y optarás a títulos.

Liverpool-Real Madrid, ¿qué final cree que veremos?

Supongo que algo parecido a lo que hemos visto en la trayectoria de los dos equipos. Un Real Madrid que ha reaccionado en los momentos claves para clasificarse aprovechando la calidad de sus jugadores y un Liverpool agresivo, dominante, que desde el inicio querrá imponer su calidad en intensidad.

“El Real Madrid se ha basado en la experiencia de su centro del campo para aprovechar los movimientos y calidad de Benzemá”

Si usted tuviera que preparar esta final, ¿qué virtudes le preocuparían más del rival?

Como decía antes, el Liverpool es un equipo bastante completo, con calidad y velocidad arriba, ahora es capaz de tener el balón más tiempo por la superioridad que muestran en la mayoría de los partidos, pero sigue siendo peligroso tanto al contraataque como en las acciones a balón parado, por lo que hay que preocuparse de muchas cosas.

¿Y del Real Madrid?

El Real Madrid se ha basado en la experiencia de su centro del campo para aprovechar la calidad y movimientos de Benzemá, junto al desequilibrio de Vinicius, pero también Rodrygo o Camavinga le han dado energía, acierto y equilibrio cuando han jugado. De inicio, es obvio que Benzemá, Vinicius y ahora Rodrygo serán los jugadores a vigilar por parte del Liverpool.

Rafa Benítez, durante la entrevista.

Benzemá, Salah, Modric, Mané… en una final y con ese elenco de individualidades, ¿qué influencia pueden llegar a tener Klopp y Ancelotti?

Los jugadores marcan la diferencia en el campo, pero el entrenador es importante para preparar y trazar el plan de juego, elegir el once más adecuado según el momento y, luego, reforzar lo que se hace bien o cambiar cosas si sale algo mal durante el partido. Ahora, con la posibilidad de realizar más sustituciones, la calidad de los banquillos es clave. La ventaja para el entrenador, especialmente en los equipos grandes, es que tiene más facilidad para hacer ‘buenas sustituciones’ porque tendrá mejores en el banquillo.

En un partido imaginario entre Liverpool de Benítez y el de Klopp, ¿qué pasaría?

Si tú analizas mi Liverpool, a nuestra llegada en 2004, ¿quiénes eran los mejores? Gerard, que era un chaval joven que jugaba en distintas posiciones… y no había mucho más en lo que se refiere a jugadores de nivel mundial. Ahora te hablan de Xabi Alonso, pero entonces estaba cedido en el Eibar; Luis García era un jugador que el Barcelona andaba cediendo… Entre los mejores posteriores está Fernando Torres, que metía en España 15 o 20 goles y con nosotros llegó a 33. Hicimos crecer a Mascherano, que era suplente en el West Ham; a Lucas Leiva, que después estuvo 10 años en el club; Agger, que costó 6 millones… La gente se acuerda de ese equipo, de Reina por ejemplo, pero lo comparan con un Liverpool que se ha gastado 1000 millones, muy bien gastados, es verdad, pero con futbolistas de 40 millones en el banquillo. Por eso no puedes comparar mi Liverpool y el de Klopp, porque hay que analizar los contextos. Yo tenía un presupuesto de 20 millones, ¡20! Dime ahora con 20 millones qué puede fichar el Liverpool, nada. Si están fichando jugadores de 40 para el banquillo. Este es un gran equipo, un equipazo, que tiene intensidad, ritmo y un entrenador que aprieta y les exige y puede hacerlo porque tiene mimbres, porque si no tienes jugadores de ese nivel, les aprietas y se frustran.

¿El dinero ha traído al fútbol más prisas y menos paciencia?

Por supuesto, cuanto más inviertes más rápido quieres resultados. La Premier es un ejemplo. Los análisis no se hacen desde la lógica sino desde la emoción y si el propietario es un hincha, afecta más.

“Hay mucho técnico joven que yo llamo de ‘redes’, ex futbolistas, mediáticos; pero se trata de ser bueno, lo otro da igual”

¿Hacia dónde va el fútbol?

Como yo veo el fútbol moderno, algunos equipos con muchísimo dinero y muchos equipos sin dinero. Si tienes dinero ficharás un lateral por 40 millones y si te equivocas, ficharás a otro, y al año siguiente a otro. Pero esos equipos sin dinero van a tener que tirar de sus plantillas, de sus jugadores jóvenes, de su cantera y van tener que tener entrenadores que mejoren a esos jugadores. Ahí es dónde veo a la mayoría de clubes, buscando qué futbolistas son buenos en tu plantilla para mejorarlos y poder venderlos; ver qué canteranos son buenos para ponerlos rápidamente en tu equipo y luego más tarde venderlos, porque si no podrás subsistir. El trabajo del entrenador será cada vez más difícil, porque se va a necesitar de más paciencia de los clubes y se tendrá que hacer con mayor precisión, porque un jugador malo te da poco dinero y a los buenos no es fácil sustituirlos, porque además tus aficionados no querrán que los vendas. Los que quieran tener éxito deberán tener muy claros sus objetivos y medios. A partir de ahí, paciencia y dejar trabajar a los entrenadores por su experiencia.

Hay tendencia por los técnicos jóvenes, exfutbolistas mediáticos. Pero en España la Liga la ha ganado Ancelotti (62 años) y la Copa Pellegrini (68).

Del Bosque, cuando yo era un entrenado joven, me decía: “Tú vas a entrenar siempre, porque no hay entrenadores”. Yo le decía que venían los exjugadores. Y él insistía: “No hay entrenadores”. Yo soy mejor entrenador ahora que hace 20 años. Tengo más experiencia, porque he vivido muchas situaciones y esto te ayuda a acertar más y cometer menos errores. Ahora hay mucho entrenador de los que yo llamo de medios de comunicación, de redes sociales, que tienen muchos seguidores, pero a la hora de tomar decisiones… Pellegrini con 68 años acierta más que se equivoca.

Pero usted llegó al Valencia joven y no le fue nada mal.

Si yo te digo que vas a invertir todo tu dinero, no se lo vas a dar al nuevo bróker, se lo darás a uno que conozca el mercado y sepa tendencias, que tenga experiencia. Te puede salir bien un entrenador joven, con ilusión, como fue mi caso en Valencia. Pero eso te sale uno cada muchos. Sin embargo los entrenadores con experiencia te dan garantía y estabilidad. El problema del fútbol es que es mediático y los exjugadores tienen una presencia mayor en la retina de los aficionados. Y eso les da una ventaja inicial. Pero esa ventaja dura tres meses. Después tienes que demostrar algo más que ser un nombre. No se trata de ser joven o famoso. Pero es una tendencia que está desde hace años y que ahora las redes sociales la potencian: es joven, exjugador, es bueno. Pero no siempre es así. Se trata de ser bueno, de estar formándote permanentemente, lo otro da igual.

“Cuando nos fuimos del Everton estábamos a 6 puntos del 10º, con dos partidos menos, y 6 puntos por encima descenso.. tiene un nuevo entrenador que debe asumir su responsabilidad”

¿Cree que influye en un entrenador haber sido futbolista de élite?

Yo he jugado al fútbol toda mi vida, en las categorías inferiores del Real Madrid hasta que me lesioné la rodilla. Mucha gente dice que no he jugado al fútbol y sin embargo jugué hasta los 26, que tuve que retirarme. Y durante ese tiempo, en el que veía que no llegaría a ser el futbolista que élite que quería llegar a ser, lo que hice fue formarme, ir a la Universidad, estudiar fútbol. Era mi obsesión. Me formé con mis experiencias como futbolista, más la información de la universidad, mis primeros pinitos como ayudante de Del Bosque o Antic, viajé a Italia a ver al Ranieri de la Fiorentina, a Maturana en Valladolid… No se trata de ser joven ni de ser famoso ni de ser exfutbolista, se trata de ser bueno, estar en permanente aprendizaje y saber formar a los jugadores. El otro día le preguntaba a un delantero centro de la Premier: “¿A ti quién te ha enseñado a hacer la tijera?” Y me respondió que nadie, es decir, tiene un talento natural. Y cuando tienes un talento, es muy difícil interiorizarlo y saber cómo lo haces, por eso saber hacerlo no significa que sepas enseñarlo. Los entrenadores que enseñan mejor, tienen una metodología. Esos entrenadores se están permanentemente preparando para el éxito y el éxito a veces es estar en mitad de la tabla, porque sus equipos solo dan para ahí.

Vayamos terminando por lo último que ha vivido ¿le costó decir que sí al Everton?

Hay que analizar las cosas en el contexto. Yo estoy en el Newcastle donde tenemos un proyecto, ascendemos al equipo, quedamos campeones en Segunda, que eso es muy difícil, lo hacemos con 30 millones de superávit y sin embargo estoy tres años en los que no se invierte. Están a punto de llegar los inversores árabes, pero no llegan. Estás esperando y te sale una oferta con un proyecto en China. La gente no entendía que dijera sí a un proyecto en China, pero allí nos ofrecían coordinador toda la metodología, desde el fútbol base hasta arriba. Teníamos 15 entrenadores españoles. Allí se creó una estructura. Pero el fútbol chino es lo que es y el covid lo cambió mucho. Por eso volvimos aquí. Estábamos esperando un proyecto en el que pudiéramos competir. Estuvo cerca el Newcastle de nuevo y apareció el Everton, con un proyecto ambicioso, con la idea de seguir invierto y hacer una estructura que compita con los equipos de arriba…

Pero no fue el caso.

Desafortunadamente cuando llegamos, ya se habían gastado mucho dinero y las reglas del Fair Play en la Premier no les permitían gastar más. Nos gastamos solo dos millones de euros en cinco futbolistas. Aún así, trabajamos con lo que había, sacamos a Gordon de la cantera, le sacamos rendimiento a Gray, a Townsend, que antes parecía que estuviera acabando su carrera… Le fuimos sacando rendimiento al equipo, pero empezamos a tener lesiones e infortunios: a uno que se le cae un mueble en el dedo y se nos lesionan los cuatro futbolistas que formaban nuestra columna. Ahí se complica la cosa… 

¿Se arrepiente?

Decides fichar por el Everton, en tu ciudad, con muchos amigos que tenemos del Everton, donde estás entrando en un proyecto que crees que puede crecer y competir, era una decisión con cierta lógica en su momento. Al menos tal como estaba el escenario en ese momento. Pero luego se complicó y parece que me equivocara. Pero no lo veo así. En ese instante, el Everton era el equipo competitivo que me ofrecía la opción. Pensábamos que iba a funcionar. Luego las circunstancias se dan como se dan. Pero cuando salimos estábamos a 6 puntos del décimo, con dos partidos menos, y 6 puntos por encima descenso. Era una posición mala para lo que se esperaba, pero coherente y realista con la inversión y las lesiones. A partir de ahí, hablamos de paciencia, de confianza, pero la gente se pone nerviosa, las redes sociales influyen y se toma una decisión. Una vez salimos del club, el Everton hace cinco fichajes nuevos, recupera a todos los futbolistas y tiene un nuevo entrenador, que debe asumir su responsabilidad. Nosotros lo hicimos bien al principio, nos faltó algo de suerte después y no tuvimos tiempo para seguir haciendo cosas y ajustar. Tenemos la experiencia de haberlo hecho en otros sitios, donde con tiempo hemos mejorado la estructura, como nos pasó en Nápoles.

¿Qué le tienen que ofrecer en el futuro para tomar las riendas de otro proyecto?

La palabra proyecto queda muy bonita dicha, se llena la boca, pero son tres partidos perdidos y adiós proyecto. Lo que tiene que haber es un análisis real de las posibilidades de un equipo. El propietario tiene que decir: esta es mi idea y quiero hacerlo así, me gustaría que tú llevarás el proyecto. A partir de ahí, mucha gente se confunde con el modelo. Yo he trabajado mucho tiempo con un director deportivo en España e Italia. Pero llegas a Inglaterra y te hacen manager. Ahí ves la complejidad de un club de fútbol. Lo primero que me pidieron en el Liverpool fue un plan de negocio. Ni se me ocurría a mí pensar en eso en Extremadura o Valencia. Ahí tienes que empezar a pensar de otra manera y ahora tengo una visión de cómo mejorar un club a todos los niveles que antes no tenía. Antes tenía juventud, ambición, mejorara a los equipos; ahora sigo teniendo ambición, porque yo quiero competir y ganar títulos, pero tengo gente a mi alrededor (Paco de Miguel, un fenómeno, Antonio…) que tienen esa energía y tú capacidad está en coordinarlos para que ese grupo de trabajo permita a un club crecer. Cuando dejo los equipos, habitualmente, siempre hay futbolistas que tienen un mayor valor, que han crecido.
Fuente

Sigue leyendo

Deportes

Héroes… y desaparecidos

El 17 de mayo es una fecha grabada a fuego en la historia rojiblanca. Aquella Copa del Rey ganada en el Bernabéu, 2013, Koke depositando la bandera del Atleti en el centro del campo, 14 años hacía que no se ganaba al Madrid. Aquella Liga, un año después, ganada al Barça, en el Camp Nou, el cabezazo de Godín. Al Madrid de Cristiano y al Barça de Messi. Pero el 22 de mayo también. La segunda Liga de Simeone como entrenador rojiblanco. El domingo va a hacer un año. 365 días de aquella tarde en Valladolid. Los estadios vacíos, LaLiga del COVID, la celebración en el párking. El estallido. Y muchos nombres que hoy se han difuminado.

Escudo/Bandera Atlético

Porque había un consenso alrededor del Atlético siguiente, el que el domingo acaba el año en Anoeta, ante la Real Sociedad, en juego “solo” ser tercero o cuarto. Y ese “solo” pesa. Porque la Champions ya la tiene. Pero suena a poco cuando a una plantilla campeona se sumó a futbolistas como De Paul, Cunha y Griezmann. Una plantilla en la que los héroes de la Liga anterior, de los que también se esperaba todo, se han difuminado. O desaparecido. Y hubo muchos. Sobre todo en la primera vuelta. Y más allá de los de siempre (Oblak, Savic, Correa…), cuyo nivel ha sido más bajo, pero ahí han estado, el foco está en futbolistas que no han estado. De un modo literal (Trippier). Y en un modo figurado: Llorente, Lemar y Suárez.

“Gracias Lucho por hacernos campeones”, gritaba el fondo sur del Metropolitano en el Atlético-Sevilla del domingo. La despedida del uruguayo oficial ante su afición dos años. La rojiblanca. Esa a la que emocionó en Valladolid, llorando como niño con el teléfono en la mano, su familia al otro lado. El recuerdo de su salida del Barça, tras semanas entrenándose aparte, como si no hubiera dejado su nombre a la historia (es su tercer goleador, tras Messi y César), con una llamada de 30 segundos, perseguida por esos adjetivos: mayor, cojo. En el Atlético marcó 21 goles, “tendrá 50 años y los seguirá haciendo, para el equipo que sea”, confesaba a AS Simeone en septiembre. Goles fundamentales para eso que decía la pancarta: hacer a los rojiblancos campeones. Esta temporada, la segunda que firmó, la que termina en junio sin prórroga, han sido 13. Es el máximo goleador del equipo pero de febrero a hoy vio desde el banquillo cómo Cunha le pasó por delante. Un 55% de los minutos posibles en Liga, un 22% de participaciones en los goles. Sin él desde el 2 de abril, ante el Alavés, un doblete cuando ya había perdido el sitio, cuando ya enmohecía en el banquillo. 

Trippier ya no está. Trippier ya se fue. En enero, al Newcastle. Sin que el sustituto que el Atlético trajo, Wass, le llene el ojo al Cholo ni en los entrenamientos. Trippier fue clave en LaLiga pasada. Ese lateral largo que daba vuelo a Llorente, ese lateral que encajaba como un guante en ese nuevo sistema, 3-5-2. Ni Vrsaljko ni Wass, claro, ni el propio Llorente han sabido hacer del inglés que, además, en noviembre, en Mestalla, se lesionó para varias semanas, al caer sobre el hombro y hacerse un esguince grave.

Llorente. Ese ha sido uno de los nombres. Por lo que fue y ha sido. La temporada pasada todo, esos 13 goles y 12 asistencias, los mejores de su carrera, afianzando lo de Anfield; ésta, nada. Pero nada literal. O casi. Cero goles a una jornada del final y tres asistencias (dos en Liga y una en Copa), condicionado por esos viajes al lateral en los que se perdió Saúl. Once partidos esta temporada los ha jugado en la defensa, condicionado por esa baja de Trippier que hace un año era su mejor compañero. Tan lejos de la línea de fondo, a la que sigue llegando siempre como si nada, cuando los que le persiguen ya han perdido el aliento.

Lemar es otro de los nombres. En los estadios vacíos por la COVID la temporada pasada por fin el francés era el de los entrenamientos, aquella estrella del Mónaco que Griezmann en 2018 le pedía al club para continuar en el Atleti. Y dar el salto de calidad. Pero los 70 millones que entonces el club pagó por él, el fichaje más caro de su historia hasta la llegada un año más tarde de João Félix (120), parecían pesar sobre sus espaldas. Como un cometa Halley brilló en Tallín en la Supercopa de Europa 2018 y se apagó. Simeone, sin embargo, seguía confiando en él. Y le ponía. E insistía. A pesar de que parecía un fichaje fallido, un caso perdido… Que explotó LaLiga pasada. Lemar ese pegamento entre líneas. Lemar y pincel en la bota. Lemar clave. Lemar en todo. Lemar cada partido repartiendo zascas. A los que habían dejado de creer que el que Lemar que había llegado a Madrid era el mismo que vino del Mónaco. Pero esta temporada le han condenado las lesiones. Pero esta temporada en Liga Lemar no ha llegado ni al 50% de los minutos jugados (43%). Pero esta temporada el Atleti no ha podido apenas contar con él. Y lo ha penado. Como la “ausencia” de todos esos hombres que llevaron al Atleti a ser campeón el 22 de mayo en Zorrilla. Un año va a hacer. Parece más lejos.
Fuente

Sigue leyendo

Deportes

Malestar con el horario del Barcelona-Villarreal

No ha sentado nada bien en el seno del Barcelona que LaLiga marcara el horario del partido que cierra el campeonato en el Camp Nou contra el Villarreal para el domingo a las 22.00 horas.

En medio de una crisis de distanciamiento entre el público y el equipo que se ha visto reflejada en unas asistencias muy pobres al estadio barcelonista, el horario para la última jornada hace presagiar una entrada más que pobre en el Camp Nou el próximo domingo. Si a eso le añadimos que el Barcelona ya no se juega nada en el partido y que el Villarreal tiene la oportunidad de entrar en competición europea, parece claro que de nuevo a los de Xavi les faltará el apoyo del público.

Escudo/Bandera Barcelona

El Barcelona ha firmado casi los mismos números como local que como visitante. Entre Koeman y Xavi han sumado a falta de la última jornada 38 puntos como locales con cuatro derrotas y dos empates en casa, por 35 como visitantes. Fuera de casa, el Barcelona sólo ha perdido dos partidos y ha protagonizado su tercera mejor racha histórica de triunfos seguidos a domicilio. La sensación de temporada acabada se ha instalado ya en muchos estamentos del club, que no volverá al trabajo hasta el viernes.
Fuente

Sigue leyendo

Deportes

La mala hierba que amenaza al fútbol

Actualizado: Guardar Mientras otros equipos se preparan para disputar la última jornada de liga con el reto de evitar el abismo que supone un descenso, Unionistas mira al próximo fin de semana con miedo por su futuro, aunque no por motivos clasificatorios ni por las estrecheces monetarias que ahogan a varios de sus rivales en la Primera RFEF, el escalón de bronce del fútbol. A un punto del playoff de ascenso a Segunda división y con una economía que le permite cumplir religiosamente con la plantilla el último día de cada mes, el conjunto salmantino, ejemplar en la gestión, corre el riesgo de desaparecer por la hierba que cubre el Reina Sofía, el estadio municipal en el que juega sus partidos.

Las bases de la competición de la Federación exigen que todos los campos de esta categoría dispongan la próxima temporada de césped natural y el de la casa del equipo charro es artificial.

La directiva, que se ha ofrecido a pagar el cambio de superficie (300.000 euros), no llega a un acuerdo con el Ayuntamiento y tiene la intención de dimitir en bloque en la asamblea extraordinaria del sábado. Sin hierba natural, el equipo tiene asegurado el descenso porque la RFEF ha advertido que no concederá moratorias y, lo que es peor, su continuidad estaría en el aire, advierte a ABC su vicepresidente, Roberto Pescador.

«No es alarmismo, hay peligro de desaparecer porque un descenso administrativo haría que el club fuera inviable económica y socialmente. El problema no sería el descenso como tal, sino la incapacidad de poder ascender de nuevo por no cumplir los requisitos, lo que destruiría la masa social y de patrocinio del club», detalla el dirigente, que considera que, en esas circunstancias, sería difícil que alguien se hiciera cargo del equipo.

Unionistas ha propuesto al Ayuntamiento pagar la instalación de la hierba natural y trasladar el actual césped sintético a un campo anexo al estadio para que jueguen allí los equipos de cantera del RS Monterrey, club con el que comparte el uso de las instalaciones del Reina Sofía. La negativa sorprende a Pescador porque Unionistas tampoco podría competir en Segunda RFEF con el actual césped. «Tendría que ser sustituido por el Ayuntamiento porque está a punto de cumplir 8 años y no cumpliría el requisito que exigirá la Federación en Segunda RFEF a partir del próximo curso. Ese tipo de superficie deberá tener menos de ocho años», aclara.

Otros equipos damnificados

Unionistas no es el único club de Primera RFEF que juega ahora sobre césped artificial. También el San Sebastián de los Reyes, el Dux Inter de Madrid, el Andorra y el Cornellà, pero ellos, en principio, tendrán ayuda para el cambio de superficie. «Ni siquiera pedimos que el Ayuntamiento se haga cargo del coste del cambio, a pesar de que es lo más común en estos casos», asegura el vicepresidente salmantino, que no arroja la toalla. «Aún puede haber solución, pero todo pasa por el hecho de que haya voluntad política por parte del Ayuntamiento de solventar la situación autorizando el cambio de césped. Y debe llegar sin más dilación o no daría tiempo a realizarlo». Ascender a Segunda división en la última jornada tampoco arreglaría el problema porque en el fútbol profesional también se exige hierba natural. «Estamos entre la espada y la pared: sin el cambio del césped, la viabilidad del club se compromete de manera gravísima por lo que he explicado», concluye Pescador.

Ver los comentarios

Fuente

Sigue leyendo
A %d blogueros les gusta esto: