Connect with us

Negocios

Cuando los hechos cambian…

El INE acaba de lanzar un jarro de agua fría al optimismo que poco a poco había empezado a retornar respecto a la economía española después del año funesto que representó 2020. Con la revisión anunciada esta mañana, el crecimiento del PIB del segundo trimestre ha sido rebajado del estimado inicial de 2,8% a un decepcionante 1,1%. Esto significa que la economía española aún sigue más de un 8% por debajo del nivel que tenía antes de la pandemia. Es decir, aún queda mucho camino por recorrer.

Aunque las revisiones de datos económicos son relativamente frecuentes a medida que los institutos estadísticos incorporan información actualizada y más completa, y han sido especialmente grandes durante la pandemia debido a los problemas para recopilar datos, esta revisión de PIB sorprende por su magnitud, sobre todo porque a estas alturas de la pandemia, la volatilidad en los datos económicos es mucho menor de la que sufrimos durante el año pasado.

Más información

El INE nos dice que los hogares consumieron mucho menos de lo que se había pensado inicialmente, las empresas invirtieron menos, y a la vez que la economía española importó más bienes y servicios (que restan del PIB total), lo que nos lleva a un crecimiento menor del esperado inicialmente. Para los que ven teorías conspiratorias en todos lados, nada que objetar a estos datos dado que el INE es una institución que tiene todas las garantías. Pero teniendo en cuenta que el PIB es el indicador más importante en la economía y sobre el que se asientan multitud de otras variables, quizás no estaría de más un ejercicio adicional de transparencia por parte de la institución para explicar si hubo caEstados Unidoss excepcionales que expliquen el porqué de esta rebaja.

La buena noticia es que, analizando una serie de datos alternativos para la economía española, la evidencia sigue apuntando a una recuperación robusta, por lo que es probable que parte de este crecimiento “perdido” se traslade al tercer trimestre, donde esperamos ver un gran rebote en el PIB. Aun así, es difícil de vislumbrar un escenario donde la economía española pueda recuperar todo ese terreno perdido en la segunda parte del año. Así pues, con los nuevos datos que tenemos, las previsiones sobre el crecimiento de la economía española han quedado automáticamente desfasadas, y a partir de ahora veremos una sucesión de revisiones a la baja. Esto es relevante también por el impacto que tendrá en las proyecciones oficiales de crecimiento como la del propio gobierno, con el consiguiente impacto en cifras como las del déficit público.

El famoso economista británico John Maynard Keynes nos dejó una famosa frase que viene como anillo al dedo para la situación que nos presenta la revisión de hoy: “Cuando los hechos cambian, yo cambio de opinión”. Para los economistas, los datos son nuestros hechos. Desafortunadamente, los datos de hoy hacen que la opinión que tenemos sobre la recuperación económica sea inevitablemente un poco peor de la que teníamos ayer.

Ángel Talavera es economista en Oxford Economics

Economía en EL PAÍS

Advertisement

Nacional

Más

Populares

A %d blogueros les gusta esto: